No son la viva imagen de la felicidad, pero han vuelto a aparecer juntos (que, como se suele decir, no es sinónimo de revueltos).Tal y como anunciamos en estas páginas, Jaydy Mitchel se ha trasladado a Miami para pasar unos días con su marido, Alejandro Sanz, y la hija de ambos, Manuela. Esta visita viene a desmentir los rumores que daban como definitivamente terminada la relación, que, sin embargo, según hemos podido saber, atraviesa un momento delicado. En estos días, el cantante y la modelo mexicana compartieron una tarde de mar en Miami Beach acompañados por un grupo de amigos. Calma chicha en la forma y mar de fondo, en el fondo (y nunca mejor dicho).

Las imágenes que traemos a estas páginas bien podrían ser de una pareja feliz en un momento distraído, pero sabiendo que no disfrutan de su momento ideal, cobran otra importancia. Así, la pareja no intercambió gestos visibles de cariño ni de complicidad. Eso sí, como se aprecia, el cantante tendió la mano galantemente a su mujer para ayudarle a subir a la embarcación, aunque aparentemente con cierta frialdad, ya que ni siquiera intercambiaron una mirada.

Con gesto serio, Jaydy Mitchel ocupó la proa de la lancha, mientras que Alejandro llevó el timón. Pensativa y quizá reflexionando sobre lo que le deparará el futuro, la modelo y actriz paseó por el embarcadero luciendo dos coletas y un «look » muy deportivo, con unos pantalones pesqueros a juego con un top rojo. Mientras, Alejandro, con un original corte de pelo, barba y pantalones militares, con un grupo de amigos, se dedicó a poner a punto la embarcación.

Lo cierto es que desde hace semanas se especulaba con la posibilidad de que la pareja hubiera roto su unión, algo que, al menos por el momento, queda descartado. Como suele pasar en estos casos, será el tiempo el que tenga la última palabra sobre el futuro de esta relación, que, hoy por hoy, se podría resumir con una frase: tan cerca, pero tan lejos.

Más sobre

Regístrate para comentar