David Bisbal: 'Chenoa y yo estamos bien, pero de momento no tenemos planes de boda'

Divertido, simpático, alegre, activo, resuelto... David Bisbal es un artista que derrocha energía por los poros de su piel en cada actuación. Verle sobre el escenario es todo un espectáculo, tanto que el público le ovaciona concierto tras concierto. Prueba de ello ha sido su éxito tras su reciente paso por la cuadragésima sexta edición del Festival de la Canción de Viña del Mar (Chile). Como un huracán, este almeriense de 25 años arrasó en el escenario con su ritmo y encandiló al público chileno con su enloquecido baile, quien le hizo valedor de la Antorcha de Oro y la de Plata -los premios que otorga el público del certamen-.

Tras su actuación, sus fans le reclamaban a las puertas del hotel donde se alojó durante los tres días que permaneció en Punta del Este. El mismo lugar donde el cantante nos recibió antes de proseguir su gira por América Latina, donde se ha convertido en un fenómeno que arrastra masas tras de sí.
Llegamos a su suite, situada en el sexto piso del Hotel Conrad, nos abre la puerta con una amplia sonrisa y rápidamente nos ofrece algo de beber. Se prepara entonces para la sesión de fotos. Se sube a la barandilla del balcón del sexto piso y desfiando su vértigo posa para la cámaras, haciéndole caso omiso a sus representantes, que le ruegan que se baje inmediatamente de allí, porque puede ser peligroso.

¿Te consideras un poco loco?
Me gusta siempre estar bromeando, gastar bromas, sobre todo cuando estamos de gira, pero lo hago para quitar un poco del estrés que a veces se vive antes de cada actuación. Hay que ser loco de vez en cuando en la vida, ¿no?. Especialmente ahora que uno es joven.

Más sobre

Regístrate para comentar