Geri Halliwell estrella invitada de la Ópera de Viena

En la imagen Benita Ferrero-Waldner, ministra austriaca de Asuntos Exteriores y futura comisaria de Relaciones Exteriores de la UE, junto a su marido<br><b>Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones</b> 
Un tono meditrerráneo
El baile ha tenido un claro tono mediterráneo, pues todo se vistió con 55.000 flores naranjas importadas de San Remo, Italia. Además, la Presidenta abrió el espectáculo con un vestido de tubo del mismo color con puntillas francesas, muy acorde con la decoración elegida.

El público
El vals es el centro de atención, pero no cabe duda de que el espectáculo también está entre el público. Y es que el Baile de la Ópera es más que una ocasión para celebrar algo muy especial, para los jóvenes es la mejor manera de presentarse en sociedad, y su fastuosa presentación suscita el deseo de los más privilegiados. Una de las parejas de la noche fue la que forman la rubia alemana Tatjana Gsell y el príncipe Ferfried von Hohenzollern.

Pero sin duda, toda la atención se centró en Geri Halliwell que apareció radiante de la mano de quien era su anfitrión, el magnate Richard Lugern. El empresario utiliza la presencia de invitadas del mundo del espectáculo de indudable atractivo como promoción empresarial. Este año, la "ex chica picante", de 31 años y que desde 1999 conduce su carrera en solitario, ha sido la elegida para acompañar a este hombre de negocios alpino, que dio a conocer a la invitada durante una rueda de prensa en una de las sedes de su emporio comercial, en la que afirmó: "Suelen decir que Halliwell sonríe todo el tiempo cuando ve una cámara, como mi mujer y yo" tratando, quizás, de encontrar un punto en común con la cantante. Muchos fueron los asistentes al Baile de la Ópera de Viena 2005. Toda la alta sociedad europea, especialmente la de Austria, Alemania y Reino Unido, se dan cita cada año en este evento para el que las entradas se agotan un año antes.

Además de Geri Halliwell, fueron otras muchas las personalidades invitadas del mundo político las que se congregaron ante la Casa de la Ópera de Viena, tal es el caso de Benita Ferrero-Waldner, ministra austriaca de Asuntos Exteriores y futura comisaria de Relaciones Exteriores de la UE, el Presidente de Austria, Heinz Fischer, Waltraud Klasnic, gobernadora de Styria o el canciller austríaco Schuessel.

Más sobre: