Rocío Durcal concluye su tratamiento de quimioterapia

Rocío Dúrcal se muestra muy optimista después del tratamiento que ha seguido para superar la enfermedad que padece. La popular y querida artista, que se recupera poco a poco en su domicilio junto a su familia, ha estado visitando periódicamente una clínica madrileña donde le han administrado la quimioterapia. Uno de estos días, Rocío acudió con su hija Carmen Morales a realizarse unas pruebas. Fue entonces cuando la cantante reveló que ya había concluido el tratamiento.
"Ya he acabado el tratamiento. Si Dios quiere, ya no tengo que volver más".
¿Cómo te encuentras?
"Bueno, todo lo que me hacen es apropiado para mi salud".

"Ayudar a crecerse en la adversidad"
A finales del pasado mes de septiembre, Rocío posaba junto a su marido, Antonio Morales, Junior, mientras hablaba claramente y sin tapujos:
"Hace tres años, como todo el mundo sabe, y si no lo sabe se lo cuento ahora, me operé de un cáncer en la matriz, la cual me extirparon. Y no me asusta decir esa palabra, porque son muchas las que lo sufren. Lo que hay que hacer es ayudar a crecerse en la adversidad y a seguir delante. También me eliminaron veintidós ganglios, menos uno que se escapó. Lo buscamos durante seis meses y desapareció. Entonces yo seguí a lo mío, cantando, viajando, viviendo".

"No bajar nunca la guardia"
Y añadía:
"Sin embargo, hace poco, durante un examen médico, volvieron a aparecer unas manchitas en el pulmón, y de una de ellas hemos querido conocer su identidad, pretendiendo saber si eran de la condición de aquél que se fue o eran distintas. Y sí, eran de la misma condición del que desapareció. Así que en unos días me internan de nuevo y me someto a la quimioterapia aquí en Madrid, donde estará mi médico y tendré a mi familia cerca esos dos días. Después volveré a esta casa a celebrar mi sesenta cumpleaños, que quiero echar la casa por la ventana. Yo soy una luchadora, que sabe que al enemigo hay que matarlo para seguir peleando".
Rocío concluía:
"En España, el cáncer se cura. Lo que hay que hacer es observarse, no bajar nunca la guardia".
El pasado mes de enero, Rocío manifestaba en el aeropuerto de Madrid, adonde había ido a buscar a su hija Shaila, que regresaba de México, donde había triunfado como cantante:

"Estoy muy bien. Ya sólo me falta una sesión de tratamiento —que ha terminado ahora y a la que se refiere en este reportaje —. Creo que todo va a ir fenomenal. Espero que dentro de poquito, en cuanto pueda comenzar a cantar, se me quite todo". En otro orden de cosas, también se le preguntó sobre el futuro marido de su hija Carmen, con quien la joven actriz anunciaba que se casaría este verano.
"Me encanta por muchas cosas. Es una persona muy íntegra, cariñosa, dulce, muy trabajadora, sana... En casa le queremos muchísimo".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más