Britney Spears, más extravagante que nunca

Tras haber pasado el fin de semana con Kori, la hija de dos años de Kevin Federline, Britney Spears y su prometido aprovecharon para salir a hacer unas compras y de paso devolver a la madre de la pequeña, la actriz Shar Jackson, algunas prendas de ropa de la niña.

La pareja paró en una gasolinera de Los Ángeles para repostar antes de llegar a casa de esta en las afueras, momento en el que la cantante, vestida de manera informal, fue fotografiada con nuevos tatuajes en su mano derecha, muñeca, antebrazo y pie derecho. Se desconoce por el momento el significado de estos nuevos grabados en el cuerpo de Britney, quien sigue inmersa en los preparativos de su boda. Será, según se ha dicho, el próximo 22 de noviembre por todo lo alto.

La artista, que lucirá un vestido de Vera Wang, se gastará más de un millón de dólares en sus nupcias con el bailarín, dinero que podría recuperar rápidamente si finalmente llega al acuerdo con la cadena MTV para convertir las primeras semanas de su matrimonio en un reality show. Cuatro cámaras perseguirán a los recién casados delatando los detalles de su vida cotidiana.

El programa, Newlyweds, se estrenó hace unas semanas con la exhibición del inicio de la vida conyugal de los cantantes Jessica Simpson y Nick Lachey. Por si fuera poco, se dice también que Britney está negociando por otro lado la retransmisión de la ceremonia en directo.

Más sobre: