Britney Spears 'amenazada' por las termitas

De poco sirven los millones cuando la naturaleza se pone en tu contra. Esto ha debido pensar Britney Spears cuando ha descubierto, con espanto, que su nidito de amor de Malibú, aquel que quería compartir con Kevin Federline, su prometido, está infectado de termitas. Y ante esta plaga, no hay más remedio que un arduo trabajo de desinfección llevado a cabo por auténticos expertos en la materia.

La primera medida ha sido drástica: cubrir la mansión con una enorme carpa (por cierto, de llamativos tonos azules y amarillos) para que los pesticidas hagan el efecto deseado. Serán cuatro días, en los que la villa, que costó algo más de tres millones y medio de euros, no verá la luz y los operarios trabajarán en los cinco dormitorios, seis cuartos de baño, tres chimeneas, y demás estancias de una casa cercana a la popular playa de Zumea.

Boda en noviembre
Britney Spears y Kevin Federline siguen viviendo un sueño llamado amor. Si en un principio dieron por buena una fecha para la boda, el 20 de noviembre, y un lugar para su celebración, el Beverly Hills Hotel, parece ser que a pesar del incidente con las termitas, la pareja aún tiene tiempo de pensar en nuevas alternativas al día que quieren convertir en el más especial de su vida. Por eso, han indicado a sus amigos y familiares que el día menos pensado les llegará una invitación para el enlace. Al parecer, y según fuentes cercanas a la pareja, ambos han pensado que "casarse lo antes posible es lo mejor que podemos hacer". Y el lugar: el jardín de su mansión una vez eliminada la terrible plaga que ha querido ensombrecer la felicidad de la cantante.

Más sobre: