Manu Tenorio y Marisa Jara, la vacaciones de dos enamorados

Atraviesa un buen momento personal y profesional. Es un hombre tranquilo y pausado. Feliz junto a Marisa, aunque le cueste decirlo, pero no porque no lo sienta, sino que es reservado. Poco le inquieta o le altera. Aunque nunca le ha gustado mucho airear su vida privada, dice que sí, que de no haber estado Marisa a su lado, las cosas no hubieran sido lo mismo. Se nota que son una pareja compenetrada que respeta sus respectivos espacios.

Un cabello muy cotizado en publicidad
Decíamos al principio de estas líneas que Marisa tendrá que hacer las maletas pasado el verano para cruzar el Atlántico. En España continúa trabajando como modelo, a la espera de esa gran campaña que llegue algún día. Su cabello está muy cotizado en el mundo de la publicidad. Pero que nadie crea que han sido más las ofertas de trabajo desde que está con Manu. No. Tiene Marisa más inquietudes profesionales: "Llevo estudiando interpretación varios años y también me gustan el cine y la televisión".

Es inevitable el comentario sobre la reciente muerte de Carmen Ordóñez, a quien Marisa conocía. "Fue en la boda de su hijo Cayetano con Blanca Romero. Somos amigas, y Blanca me presentó a Carmen, que me pareció una persona encantadora. Ha sido una pena, realmente".

Por último, a Manu le preguntamos si es capaz de adivinar su futuro como cantante: "Muchas veces, el futuro de un cantante viene determinado por circunstancias que se escapan a su control y que son ajenas a nosotros mismos".

Más sobre: