Jennifer López celebró su 34 cumplaños con su marido, Marc Anthony

Jennifer López atraviesa uno de los mejores momentos de su vida. La actriz y cantante, que se casó a principios de junio con Marc Anthony en su residencia de Beverly Hills, está encantada con esta nueva etapa ya que considera que está aprendiendo de los errores cometidos en el pasado.

’No soy perfecta’
"Siento como si esta fuese mi segunda etapa, como un nuevo comienzo", comenta en una entrevista que publicará la revista InStyle en su edición de agosto. Y es que, tras dos fracasos matrimoniales y los romances con Sean P. Diddy Combs y Ben Affleck, que coparon la atención de la prensa -especialmente el último- parece haber encontrado la estabilidad junto al cantante de origen puertorriqueño. "Es probable que haya sido un poco descuidada en el pasado -dice- no soy perfecta, cometo errores. Siento que me encuentro en una mejor posición con respecto a mi propia identidad. Presto atención a mis sentimientos. Y es estoy encantada conmigo misma".

Por lo pronto, al contrario de lo que sucedió con Ben Affleck y que tanto les perjudicó, Jennifer ha dejado de lado la apariciones públicas acompañada de su pareja y el bombo publicitario separando su vida profesional de su vida privada. "Tenemos una relación profesional que funciona muy bien -es lo único que dice de Marc Anthony- Debo mantener separados mi trabajo y mi vida personal. De otra manera se crea confusión y se torna en algo desagradable" (Recordemos que el pasado 14 de septiembre J.Lo y Ben Affleck tenían previsto celebrar su boda y la anularon por la excesiva expectación que estaba generando).

Una tarta en forma de diamante
Y en esta nueva etapa, Jennifer cumplió 34 años el pasado sábado. Y lo celebró por partida doble: La actriz cenó con su marido y un reducido número de amigos en el restaurante Koi de Hollywood para luego desplazarse hasta la discoteca Space de Santa Mónica para asistir a la fiesta de fin de rodaje de la película Monster in law que acaba de filmar junto a Jane Fonda y Michael Vartan.

Jennifer y Marc utilizaron la puerta trasera del restaurante para evitar ser captados por los paparazzi, algo que finalmente no consiguieron a pesar del empeño de los guardaespaldas. Se puedo ver en ese momento a varios ayudantes de la pareja llevando bolsas -con logos de Gucci, Hermes y Maxfield, la exclusiva tienda en la que para poder comprar hay que pedir cita previa -con los regalos que había recibido la estrella momentos antes. En la discoteca "Space" estuvo la pareja hasta altas horas de la madrugada. Y no faltó la sorpresa para Jennifer quien fue homenajeada por Jane Fonda con una enorme tarta en forma de diamante, la joya preferida de Jennifer. En esta fiesta estuvo también la hija de 8 años de Marc, Arianna, con quien la diva latina se lleva muy bien ya que en alguna ocasión la ha llevado consigo al set de rodaje.

Más sobre: