Britney Spears se compra una mansión para su vida en común con Kevin Federline

Britney Spears sigue decidida a dar un cambio radical a su vida. La cantante, que planea su boda con Kevin Federline el próximo 20 de noviembre en el hotel Beverly Hills, está buscando casa para convertirla en su hogar familiar. Estos días la pareja ha sido vista por en Malibú visitando exclusivas propiedades mostrando gran interés por (estuvieron más de una hora en la casa) una de las más lujosas de la zona.

Se trata de una mansión de cinco dormitorios, seis cuartos de baño, tres chimeneas, una de ellas en la suite principal (esta habitación tiene además sauna, ducha de vapor y un vestidor) altísimos techos, y una cocina equipada a la última, situada cerca de la popular playa de Zumea y valorada en unos tres millones y medios de euros. La máxima preocupación de Britney es ahora encontrar una casa apropiada para que los hijos de su futuro marido -Kori, de dos años, y Shaz, que llegó al mundo el pasado 20 de julio, nacidos de la relación del bailarín con la actriz Shar Jackson- les visiten lo más a menudo posible.

Por otro lado, los preparativos del enlace siguen adelante. La madre de la artista, Lynne, ha confirmado en la página web de Britney, que ya han escogido el vestido de novia y que ambas están centradas en la organización del gran día. "Su vestido es el más bonito que podría haber. Perdonadme, pero no puedo dar más detalles, pero prometo contaros todos los detalles y dar fotos al sitio de su club de fans después de la celebración.

Más sobre: