Las tres 'chicas' de Elvis Presley, su mujer, su hija y su nieta, posan juntas por primera vez

El espíritu de Elvis Presley sigue vivo. Y no sólo porque el rey del rock sigue vendiendo discos y continúa siendo el ídolo de muchos veintiséis años después de su muerte, sino porque sus ‘chicas’ se encargan de que su nombre no se olvide. Su mujer, su hija y su nieta han posado en una portada de excepción para la revista americana Vogue. Las tres generaciones, Priscilla, de 59 años, Lisa Marie, de 36, y Danielle Riley, de quince, juntas por primera vez.

Elvis conoció a Priscilla Beaulieu en 1959, cuando ella tenía tan sólo 14 años. Su padrastro era un militar destinado en Weisbaden, muy cerca del lugar en el que Elvis se hallaba tras haber sido llamado a filas. Los 10 años que de diferencia entre ellos no fue impedimento para que comenzaran su relación. La pareja contrajo matrimonio ocho años después, en 1967 en el hotel Alladin de las Vegas, ante una tarta nupcial de siete pisos. Se divorciaron en 1973. En esos seis años en común tuvieron una sola hija, Lisa Marie, quien tras lanzar el pasado año su primer disco, To whom it may concern (A quien pueda interesar) está preparando su segundo álbum. Tras divorciarse del músico Danny Keough, de cuya relación nacieron sus dos hijos, Danielle Riley -que utiliza el segundo nombre-, de quince años, y Benjamín, de 11, protagonizó un sonado matrimonio con Michael Jackson que duró veinte meses y causó una expectación sin precedentes. Su tercer matrimonio, con Nicolas Cage, fue también el más fugaz. Tres meses después de la boda, celebrada en agosto de 2002, el actor presentó la demanda de divorcio citando ‘diferencias irreconciliables.

A sus quince años, Danielle Riley, que guarda un gran parecido con su abuela Priscilla, comienza a acaparar las portadas de las revistas. Su vocación no pasa por la música sino por las pasarlas de moda. El pasado febrero la joven nieta de Elvis desfiló para Dolce y Gabbana durante la Semana de la Moda de Milán. Su madre, Lisa Marie, que es muy exigente a este respecto, controla al milímetros las ofertas que le llegan a su hija y se siente orgullosa de que no se parezca a Paris Hilton, la heredera del imperio hotelero homónimo. En abril de 2003 Lisa Marie habló de Paris y su hermana Nicky en el diario Los Ángeles Times: "Esas dos son la antítesis de lo que mi madre me inculcó. No se lo que han hecho. Quizá es el decolorado (del cabello) lo que tiene fascinada a la gente". "Para mí, mi mamá no es famosa. Es simplemente mi mamá", dice por su parte Riley en las páginas interiores de Vogue.

Más sobre

Regístrate para comentar