El ex marido de Britney Spears habla de su fugaz matrimonio con la cantante

Jason Alexander, de 22 años, conocido por el fugaz matrimonio de cincuenta y cinco horas que protagonizó con Britney Spears a principios de año, ha hablado por primera vez sobre el apasionado fin de semana que la pareja vivió en Las Vegas y que terminó con ambos dándose el sí quiero en una de las capillas de la ciudad. El ex marido, y amigo de la infancia de la cantante, ha descrito al diario News of the world con todo lujo de detalles los encuentros sexuales que mantuvieron y aclara que la idea de casarse fue de Britney. "Ella me pidió que nos casáramos, pero cuando sus abogados entablaron la demanda para que termináramos nuestro matrimonio, ella no los detuvo, lo que causó un gran caos en mi vida". "No conté antes nada" -añade- "porque tenía la esperanza de que volveríamos algún día. Pero ahora me doy cuenta de que todo terminó".

Centrada en los preparativos de su boda
Hace dos semanas Britney Spears anunció su boda con el bailarín Kevin Federline, de 26 años, al que conoció en un local llamado Joseph’s Café, situado en el corazón de Hollywood, al que la cantante suele ir con asiduidad. El enlace se celebrará el próximo 20 de noviembre y la cantante ya está centrada de lleno en los preparativos. Según ha publicado el diario The sun tiene previsto gastar un millón de dólares. Sólo en tulipanes llevados expresamente desde Ámsterdam pagará alrededor de 140 mil dólares. "Le encantan los tulipanes y quiere que todo esté ornamentado con estas flores. También ha concretado que desea 300 botellas del costoso champagne Cristal", ha comentado un organizador contratado por Britney. La Princesa del Pop no ha decidido todavía el menú de boda, pero dice "que no quiere escatimar en nada, quiere un gran evento, nada parecido a la boda en Las Vegas, que fue anulada 55 horas después", señaló. El vestido de novia también ya está en proceso y aseguran que "será muy tradicional". Tendrá cinco damas de honor, entre ellas su hermana Jamie y una de sus viejas amigas del colegio. "Brit ha estado ojeando revistas de boda para tomar ideas, pero su madre Lynne también la está aconsejando", comentó el empleado.

Abrazos y besos en la piscina
Mientras llega el ansiado momento, Britney y su novio siguen dando rienda suelta a su pasión. La pareja fue fotografiada recientemente en la piscina del hotel Ritz Marina del Rey (California) -se alojaron en una suite que cuesta 1.500 dólares la noche- prodigándose numerosas muestras de cariño que centraron la atención de todos los presentes. En otro orden de cosas, Britney ha anunciado que entablará acciones judiciales contra el New York Post y el periodista Bill Hoffman por afirmar que había sido vista mientras compraba una botella miniatura de whisky cuando lo que realmente adquirió fue una bebida energética llamada Panax Red Ginseng Extractum.

Más sobre: