Paulina Rubio y Ricado Bofill, felices cada uno por su lado

Aunque hasta hace pocas semanas Ricardo Bofill, que sigue rodando su película «Hot Milk» en Ibiza, aseguraba que su amor con la cantante Paulina Rubio continuaba viento en popa, es un hecho que la mexicana más internacional no piensa lo mismo y ha encontrado un nuevo amor en un atractivo compatriota suyo. El afortunado, con el que ya se dejaba ver el mes de abril por Miami, se llama José María Torre, tiene veintisiete años (ella acaba de cumplir treinta y uno el pasado 17 de junio) y es un conocido actor de Telenovelas aztecas, un galán en toda regla, que, según se dice, ha devuelto al «huracán latino» las ganas de vivir y la fe en el amor.

Desde abril de 1995, Paulina vivía un singular noviazgo con Ricardo Bofill Jr., una relación muy particular que les ha dejado varias veces a las puertas del altar. Aunque la rubia mexicana declarara en diversas ocasiones que Ricardo era el amor de su vida, lo cierto es que jamás dieron un paso serio hacia el compromiso matrimonial, y sus constantes peleas nublaban de cuando en cuando su frágil felicidad.

Fotografiada durante una jornada en la playa
Paulina se vino de promoción hace un par de semanas a España y no se reencontró con su eterno amor. Pasó de ir a Barcelona y no quiso comentar su supuesta ruptura con Ricardo. Pero los hechos siguen hablando por sí solos y ahora nos llegan las fotos de la confirmación definitiva de su nuevo romance, obtenidas cuando Paulina, guapísima con un biquini a rayas, disfrutaba de una jornada en la playa con José María. La pareja llegó en el coche de la cantante y se dedicó a tomar el sol, a pasear y a bañarse en el cálido mar, mientras se prodigaban gestos cariñosos, una estampa llena de pasión que confirma que Paulina ha vuelto a encontrar el amor.

Ricardo, muy cariñoso con la actriz Ana Turpin
Por su parte, Ricardo Bofill tampoco se ha quedado cruzado de brazos. Si su hasta hace poco novia ha decidido continuar con su vida por un lado, él también ha hecho lo propio. Hace unos días fue sorprendido en actitud muy cariñosa con otra joven, la actriz Ana Turpin, protagonista de «Star», el primer largometraje que él produjo. Ricardo y Ana aprovecharon el buen tiempo para sentarse a almorzar juntos en la terraza de un conocido restaurante de Barcelona. Allí se dejaron ver en actitud muy cariñosa, sin que faltara algún momento en el que ella apoyara su hombro en el de Ricardo. Antes de trabajar a las órdenes de Bofill, Ana participó en la serie de televisión «Luna negra». Junto a ella, a Ricardo se le veía feliz y no dejaba de sonreír embelesado.

Más sobre: