Julio Iglesias: 'Miranda y yo nos vamos a casar y es posible que antes de que acabe el año'

Tenemos que hablar de la nueva paternidad de tu padre
-Creo que ha sido un gesto de generosidad por su en muchos sentidos. Mi padre es un hombre al que le gusta la calle y se ha encerrado los nueves meses de embarazo para cuidar a su mujer. Ronna le pidió un hijo y mi padre se lo ha dado. Ronna es una mujer sencilla y muy generosa con mi padre.
Hablemos de locuras, Julio, porque alguna habrás cometido.
-He tenido mis grandes locuras como todo el mundo, pero anónimas y silenciosas porque no me gusta hacerme daño a mi mismo ni hacérselo a nadie.

Hablando de sus hijos con el corazón en la mano
Por último, Julio, no hemos hablado de tus hijos y de lo que significa tener cuatro niños pequeños a los sesenta años.
-No significa mucho. Significa que tienes menos tiempo para ellos, pero así lo ha querido la vida, no el destino porque no creo en las teorias deterministas sino en las circunstancias que son las que han hecho mucho más mi vida. Han nacido cuatro hijos sanos y cariñosos que son un regalo más de los muchos que me ha dado la vida. Y es por eso que la palabra más importante de mi vida es en estos momentos la de agradecimiento.
¿ A qué o a quién Julio?
- Con mi profunda creencia en Dios, por supuesto, creo que mi más justo agradecimiento es para la gente, que es mi gran patrimonio, y la que ha permitido a mi familia en general tener estos regalos excepcionales.

Acaba la conversación. No hay una sola corriente de aire en la casa. Son malas para la garganta. Hemos comido de la huerta de la casa. El salón parece el de un Jefe de Estado. Julio atiende en un portugués formidable a la radio lusa y le llaman desde Santo Domingo para contarle como está el pàis tras la reciente tragedia. " ¿ Qué podemos hacer?", pregunta a su interlocutor. Julio está atento a todo y a todos. No pierde detalle. Junto a él, Miranda siempre acompañando la vida de un artista irrepetible.

Más sobre: