Michael Jackson acusado oficialmente del secuestro de un niño

Michael Jackson se presentó ayer ante el juez del condado de Santa Bárbara (Los Ángeles). Vestido de negro, con camisa blanca, y dos toques rojos (en la corbata y un brazalete), el artista quiso parecer discreto. Tanto que hasta incluyó en su particular atrezzo unas gafas transparentes propias de intelectual.

A la entrada del juzgado se agolpaban, como viene siendo habitual en todas las comparecencias del cantante ante la Justicia, cientos de seguidores que aclamaban a su héroe. "Quisiera agradecer a los fans de todo el mundo el apoyo y cariño que he recibido de cada rincón de la Tierra". Destacaba entre la comitiva, una enorme bandera de España, con el mensaje "Spain believes".

45 minutos antes
En su anterior comparecencia ante la Justicia, el cantante fue reprendido por el juez por llegar veinte minutos tarde. El artista, en esta nueva cita, decidió mostrar que su puntualidad puede corregirse y llegó... 40 minutos antes de la hora. La sesión de ayer fue rápida. Consistió en una rápida lectura de los cargos (entre los que se incluían abusos sexuales a un menor, incitación al consumo de alcohol, secuestro y conspiración y extorsión) y la respuesta contundente y reiterativa de Michael Jackson a cada nuevo cargo. "Inocente", "inocente", así hasta sumar diez causas.

Nuevos abogados
Hace apenas unas semenas que Michael Jackson decidió cambiar de abogado. En estos momentos, se ocupa de su defensa Thomas Mesereu (conocido por su trabajo en el caso de Mike Tyson). El letrado declaró: "Este caso sólo persigue demostrar una cosa: la integridad, la dignidad, la decencia, el honor, la caridad, la inocencia y la completa vindicación de un ser humano maravilloso que se llama Michael Jackson".

Más sobre: