Begoña Alonso habla por primera vez de su ruptura con David Bustamante

Insistí varias veces pero no me cogía el teléfono. Al día siguiente fue cuando miré en Internet y lo vi. Le llamé inmediatamente para pedirle explicaciones y decirle que por qué yo no podía salir y él sí y me contesta que eran compromisos profesionales y tenía que salir. Pero él no entiende que yo pueda tener esos compromisos profesionales por la noche ¿Por qué lo tengo que entender yo?.

'No podía estar solo'
Pero David llevaba mucho tiempo esperando irse a Latinoamérica a comenzar su carrera allí y le hacía ilusión ¿Qué podía pasarle una vez allí para que te llamara llorando?
No podía estar sólo, no aguantaba la soledad, es una persona que necesita tener a alguien siempre con él por eso me exigía que dejase mi trabajo y fuese con él y yo lo hacía. Me decía que estaba solo y mal, que estaba lejos y que me echaba mucho de menos. Y pasó de echarme mucho de menos a no echarme nada.
¿Y cómo te convence de nuevo?
Llorando y diciéndome que me he equivocado, que él no ha estado con nadie, que ha salido pero no ha pasado nada. Porque yo me imaginaba que si salía podía pasar algo. Pero volvimos y su comportamiento era extraño, era diferente. Él vino muy cambiado de América. Me sentí utilizada algo así como ‘ahora me olvido porque estoy muy bien, hago mi vida, pero cuando llegue a España va a estar la tonta a la que voy a llorar y va a volver conmigo.
¿Estas reconciliaciones siempre las propiciaba él?
No, a veces ha sido él y a veces he sido yo y he decir también que no siempre ha vuelto llorando, también nos hemos sentado tranquilamente a hablar de las cosas.
Vosotros llevabais juntos un año y siete meses y una relación no se estropea así, de repente, debió haber un deterioro ¿Cómo fue cambiando esa relación?
Estábamos muy enamorados porque eso sí, de que nos hemos querido muchísimo no hay duda, yo al menos le he querido muchísimo y le quiero lo que pasa es que estoy muy dolida con él. Y yo quiero pensar que él también me ha querido a mi, lo que pasa es que poco a poco me he ido agobiando porque me he ido encerrando, encerrando, ya no tenía amigas, le molestaba hasta que saliese a tomar un café, sólo quería que estuviese en casa atendiéndole y acompañándole todos los sitios. Y atendiéndole en casa quiere decir que yo hacía todo.
Me viene a la memoria una frase de David en una entrevista antes de comenzar su noviazgo contigo en la que decía "No soy machista, creo que la mujer debe trabajar, pero no por dinero, sino para realizarse como persona", todo lo contrario de lo que estás afirmando tu.
Pues para nada es como dice en esa frase, es totalmente falso, le encanta tener en casa a una mujer que le esté cuidando continuamente y que no haga más.

Más sobre

Regístrate para comentar