Begoña Alonso habla por primera vez de su ruptura con David Bustamante

¿Cuánto tiempo llevabais conviviendo David y tu?
No fuimos a vivir juntos enseguida, al mes o dos meses de conocernos. Al principio la convivencia era muy buena. Comenzamos a vivir en mi casa, yo tenía un piso alquilado, y él como no tenía residencia en lugar de quedarse en los hoteles cuando venía a Madrid se quedaba en mi casa, hasta que esa vivienda se nos quedó un poco pequeña y ya nos fuimos a otra más grande. Él me convenció para que dejase esa casa e irnos a otra.

'Me prohibía desfilar'
¿Cómo encajaba David tu trabajo como modelo siendo tan celoso como dices que era?
Me prohibía desfilar ya directamente. Tenía que consultar con él cada trabajo que tenía para que me diese o no permiso. Tenía que explicarle en que consistía y él era el que me daba el permiso o no para hacerlo, porque si yo aceptaba un trabajo que a él no le gustara eso era un motivo de pelea.
¿Te pidió alguna vez que dejases tu profesión?
Sí. Incluso si me salía un trabajo me decía "Cuánto te pagan que yo te pago el doble y no lo haces". Y yo aceptaba porque cuando se está enamorada se hacen estas cosas.
¿Y llegaste a plantearte la posibilidad de dejar tu trabajo por él?
De hecho lo fui dejando, no estaba trabajando con David ni la tercera parte de lo que trabajaba antes. Aunque parezca todo lo contrario que ahora se me ve mucho en un desfile y en otro y que estar con David me ha ayudado, para nada ha sido así, he dejado de hacer mil cosas porque él no quería.
¿Llegas algún momento a decir ‘hasta aquí he llegado, ya no puedo más’?
Quizá lo que ha pasado es que la relación se ha ido deteriorando, al principio aguantas y aguantas pero al final te preguntas por qué tienes que hacerlo, piensas me voy y me relajo con mi familia que es donde mejor me siento. Y la esta última vez que me marché de casa fue cuando dije ‘ya no aguanto más’.
¿Y ahora qué esperas de él?
Lo más digno por parte de David es que es pusiera en contacto conmigo -dice Begoña entre lágrimas-.

Un punto y a parte fue también la gira de promoción de David por Latinoamérica, de la que regresó el pasado 29 de marzo.
-"No me fui con él porque tenía que trabajar, y al principio él me llamaba constantemente llorando, diciéndome que no podía más, que no quería estar allí. Y yo estuve al pie de cañón apoyándole ‘Venga David, que sí’. Él tenía que estar cinco días en México y yo le dije que me iba esos cinco días a estar con él, y ya había mirado el billete y todo. Y de repente me meto un día en Internet, tengo que decir que él me tenía prohibido salir por la noche con mis amigas, para ver que tal le va todo y veo un titular ‘Bustamante de fiesta en Venezuela’, y aparecían fotos en las que estaba con una copa en una mano, un cigarro en otra y rodeado de chicas. Esa misma noche en las que están tomadas las fotografías nosotros habíamos quedado en hablar, le llamé y le dejé un mensaje, pero no contestó.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más