Sin titulo

Su primer disco en el mercado, Quiéreme, fue aclamado por crítica y público. En la actualidad, Manuel Carrasco ha logrado vender la nada desdeñable cifra de 300.000 copias. Y eso es importante, para un músico que no sólo interpreta sino que idea, da letra y música a sus composiciones, y viaja siempre acompañado de su inseparable guitarra.

La sencillez por rasgo
La fama no ha maleado a Manuel Carrasco. Sigue siendo aquel muchacho melancólico y tierno, con un aire desenfadado, que se inició en la música en comparsas del Carnaval de su pueblo. Este onubense, obsesionado por la imagen del mar, estudió Auxiliar de Electrónica, pero lo dejó para dedicarse a la música. Como su familia es humilde, decidió unirse a sus hermanos en las labores de pintor para lograr sus aspiraciones: "tener su guitarra y su propia habitación".

Un futuro pleno
De estas simples aspiraciones, Manuel Carrasco está viendo cómo el futuro, siempre que siga trabajando duro, se le pinta del color de la esperanza. Como curiosidad, parece ser que quedar el segundo en OT es casi más garantía de carrera meteórica que el primer puesto. En la primera edición, David Bisbal; en la segunda, el mismo Manuel Carrasco; y en la tercera, nada menos que Ramón, quien espera ilusionada a representarnos en el próximo Festival de Eurovisión.

En septiembre, Manuel Carrasco sacará a la luz su segundo álbum. Un trabajo cuidado, con todas las canciones compuestas por él, que supondrá su consagración definitiva.

Más sobre: