Anastacia es puro coraje. Con una voz excelente para el blues, el soul y el jazz, esta joven artista, cumplió en septiembre 30 años, ha sabido mantenerse fiel a sus gustos. Su fortaleza, para luchar contra los intereses de las grandes discográficas, le ha valido también para superar cuantas trabas le ha ido poniendo la vida. Primero, a los trece años, le diagnosticaron una enfermedad crónica, una inflamación de intestino, que le obliga a mantener una estricta medicación y dieta. Sin embargo, Anastacia tiende a buscar lo positivo en todo: "Me diagnosticaron esta enfermedad tan joven que la incorporé a mi forma de vida y me obligó a ser más fuerte". Tan fuerte que superó con infinito coraje el diagnóstico de cáncer de mama. La cantante fue sometida a una delicada operación y a un lento tratamiento. Pero ella no tuvo dudas: "Soy una luchadora por naturaleza, y eso no podrá cambiar nunca".

Pasión por la música
La pasión por la música le llegó a Anastacia vía genética. Su madre era actriz de musicales y la música jamás faltaba en su casa. Después de muchas incursiones fallidas en el mundo de las discográficas, se hizo la luz para la joven: participó en un concurso de la MTV, The Cut, que buscaba nuevos talentos. Y aunque no ganó, grandes de la música como Michael Jackson o Elton John volvieron sus ojos hacia esta mujer pequeña pero enérgica de pies a cabeza.

Más sobre

Regístrate para comentar