Paul McCartney: 'Mi esposa es realmente una buena persona. Pero muchos no lo quieren admitir'

Paul McCartney ha salido en defensa de su esposa Heather Mills, en vista de las numerosas críticas por su presunto mal carácter y ambición desmedida. "No soy un viejo tonto que se ha dejado engañar por la belleza de alguien", afirmó Sir Paul en una llamada telefónica al tabloide The Sun. "Mi esposa es realmente una buena persona. Pero muchos no lo quieren admitir", agregó el músico, de 61 años.

Y es que, según el ex Beatle, los medios británicos acusan constantemente a Heather Mills, de 36 años, de ser una calculadora "buscadora de oro". "Heather es muy decente. Sólo hace cosas buenas", dice McCartney, que en esas mismas declaraciones alaba la labor de su esposa en la lucha contra las minas antipersona. La modelo, que perdió una pierna en un accidente hace diez años, canaliza su actividad benéfica -recoge prótesis que ya no se utilizan y las envía a las zonas más pobres- a través de su fundación. En 1996 incluso fue propuesta como candidata para el premio Nóbel de la Paz.

La relación con Stella McCartney
El cantante también niega que su hija Stella no tenga buena relación con Heather: "Se llevan estupendamente bien", aseguró. "Stella estuvo el otro día con nosotros para ver a la niña, y Heather y yo lo pasamos muy bien en su boda. Bailamos hasta primeras horas de la mañana".

Sir Paul y Heather contrajeron matrimonio en junio del año 2002 y el pasado octubre nació su primera hija en común, Beatrice. McCartney tiene además otros cuatro hijos adultos, James, Mary y Stella- de su anterior matrimonio, con Linda McCartney, quien murió en 1998 de cáncer, y Heather, hija de Linda a quien el músico adoptó.

Más sobre

Regístrate para comentar