musica

Dicen que en el mundo en el que te has metido es necesario ser ambicioso ¿Cómo definirías tu dosis de ambición?
Yo no busco más, aunque lógicamente la gente cada vez te pide más y lo veo bien, tiene que haber una evolución y poco a poco tienes que ir aprendiendo. Yo quiero aprender más y quiero seguir evolucionando día a día, aunque no quiero dejar nunca de disfrutar, no me voy a comer el coco porque si no me sale una cosa, no me voy a martirizar. Me gustaría seguir adelante, aprendiendo, evolucionando como toda persona en su trabajo.
¿Dónde has colocado el Grammy que ganaste?
Pues el Grammy está en una exposición aquí en España. Me lo pidieron y yo lo di orgulloso. Todavía no he tenido mucho tiempo de verlo disfrutarlo, cuando me lo dieron lo tuve poquitos días y luego ya me lo pidieron para esta exposición. Pero cuando lo vi en la vitrina no me lo podía creer. Mi madre cada vez que venía le hacía fotos.
Últimamente has pasado mucho tiempo en Miami ¿Es cierto que te has comprado una casa allí?
No, es falso. Se dicen muchas cosas, aunque no descarto la posibilidad de hacerlo como inversión. Pero para eso la cosa tiene que ir mejor todavía, soy consciente de que el hueco no está hecho y que tenemos que seguir trabajando, hay que seguir pensando y estar tranquilo porque llevamos dos años y la carrera tiene que formarse con el tiempo.
‘He tenido mucha suerte con Laura'
¿Qué capricho te has dado con el dinero que has ganado, David?
Capricho, capricho, si acaso unas vacaciones cuando terminé la primera gira. Fueron unas vacaciones como nunca había tenido, me fui con Laura a un atolón chiquitito por ahí perdido y creo que ha sido el sueño de mi vida. El resto, todo lo que me he podido comprar, ha sido un poco para invertir o por necesidad. Necesitaba un coche y me he comprado un coche para toda la vida, no es por capricho, aunque debo reconocer que los coches me gustan muchísimo.
Y te has comprado uno impresionante
Un Mercedes, ya está. Necesitaba un coche con GPS para estar en Barcelona porque yo lógicamente no conozco las calles de la ciudad y estoy viviendo allí y ya por supuesto, si me compro un coche, me compro un coche para toda la vida. Todo ha sido para invertir y por necesidad y el capricho que me he dado han sido las vacaciones. Nunca he tenido unas vacaciones así y ahora que puedo porque hemos ganado dinero gracias a mucha gente y a Dios, pues lo he hecho.

Más sobre: