David Bisbal se sincera y habla de su esperado nuevo trabajo, 'Bulería'

Más de un millón y medio de copias vendidas de su álbum debut, ‘Corazón Latino’, un disco de diamante, dos de platino, ocho de oro, un Grammy y Latinoamérica rendida a sus pies. Acaba de salir a la venta su esperado segundo disco ‘Bulería’, en el que reivindica sus raíces: "He querido que se note que soy español, España es mi tierra y ahora no sólo quiero llevarlo en la boca sino también en la música".

David Bisbal vuelve con su simpatía y su espontaneidad, pero también más maduro, más consciente y más seguro de sí mismo. Hablamos con el cantante de sus triunfos, de su vida, y de su relación con Chenoa, al que él llama por su nombre real, Laura.

¿Te da miedo que tu segundo disco no sea un éxito de ventas como el primero?
No porque realmente uno tiene que saber disfrutar, la música no está para tenerlo miedo, respeto sí porque uno se pone nervioso ante el que dirán. Lo que si voy a decir es que estoy muy concentrado en trabajar y seguir adelante. La finalidad de esto es que sigamos disfrutando, no me fijo en el número de discos que vendo ni mucho menos, simplemente me fijo en como lo estoy pasando, donde tengo oportunidad de compartirlos y con qué gente. Mirar el número de discos es trabajo de la discográfica".
¿Qué se van a encontrar tus seguidores en tu nuevo álbum?
Un trabajo mucho más preparado porque el tiempo lo hace todo. Ahora he tenido mucha suerte porque desde el pasado febrero he estado promocionando en Latinoamérica y eso me ha permitido acercarme mucho más a Kike Santander, decirle personalmente lo que siento, como me gustan los metales, los violines, la introducción de las baladas.
Su Grammy en una exposición
Has triunfado en América a lo grande, has logrado lo que muy poca gente ha conseguido en tan breve espacio de tiempo..
¿Tu crees?, No sé.
Pero, si hemos visto las fotos, los vídeos de la gente...
Yo ni las veo, me da vergüenza.
Estás más serio, como más sereno ¿Has madurado?
Creo que sí. He hecho muchísimas entrevistas y está bien sacar espontáneamente lo que uno siente, a mi me encanta hacer bromas y todo eso, pero cuando uno tiene que estar, tiene que estar, y eso lo he aprendido de muchísimos artistas y de personas que tengo cerca y que me aconsejan. Pero por supuesto yo lo mío no lo voy a perder nunca, voy a seguir bromeando siempre, pero hay que tener cuidado con eso porque si no la gente te encasilla.

Más sobre: