Así fue la gran noche de los premios Grammy

Homenaje a los Beatles
Otro de los grandes vencedores de la noche, en la que se premiaron 105 categorías, fue Luther Vandross, considerado el rey del soul y del R&B, que se recupera en su casa de una embolia sufrida el pasado año. El cantante recibió cuatro galardones, además de un homenaje por parte de la Academia. En él debía haber participado Janet Jackson, que al declinar su invitación tras lo sucedido en la final de la liga de fútbol americano, fue sustituida por Patty LaBelle, quien pronunció un emotivo discurso. Gracias a Dance with my fahter, Vandross consiguió los premios a Mejor canción del año, mejor composición, mejor interpretación masculina y mejor álbum en este género musical. Por su parte, Celine Dion interpretó el tema principal del disco del artista.
Y el otro gran homenaje de la velada fue para los Beatles; con él se conmemoró la primera aparición del cuarteto británico en la televisión estadounidense hace cuarenta años, lo que para muchos marcó el inicio de la beatlemanía. Sting, que estuvo acompañado por el cantante Dave Mathews, la estrella de rap Pharrell Williams y el cantante de música country Vince Gill, participó en dicho homenaje.

Las disculpas de Justin Timberlake
Por su parte, el grupo hip-hop Outkast se quedó con tres de los seis galardones que esperaba, entre ellos el codiciado mejor álbum del año por su disco doble Speakerboxx/The Love Below, del que han vendido más de siete millones de copias en todo el mundo. Además, el dúo de Atlanta se alzó con los premios al Mejor Álbum de rap y la mejor Grabación urbana-alternativa. El grupo originario de Arkansas, Evanescence, liderado por Amy Lee, consiguió el galardón al Artista Revelación (también consiguieron el trofeo al Mejor interpretación Hard Rock por Bring me to liveClocks. Christina Aguilera se llevó el premio a la Mejor cantante de pop femenina. Mientras que la aparición de Justin Timberlake, con dos galardones -Mejor álbum masculino de pop, Mejor interpretación masculina de pop por Crey me a river - fue un claro intento de disculparse por su actuación de la final de la Super Bowl. Con traje y acompañado por su madre, el cantante volvió a pedir disculpas ante la audiencia por un acto que -repitió- fue "lamentable" y "no intencionado". "Pido perdón por lo que sucedió, pido perdón si ofendí a alguien", añadió.

Alejandro Sanz, premiado
Pero en una noche en la que el R&B se convirtió en protagonista, también hubo un hueco para la música latina. El álbum No es lo mismo, último trabajo discográfico de Alejandro Sanz, consiguió el Grammy al Mejor álbum latino de pop. El cantante, que no pudo recoger personalmente el galardón por hallarse inmerso en la gira de promoción afirmó desde Miami a punto de viajar a Panamá: "Voy a celebrarlo con mi público, de gira con ellos, a los que les agradezco todo", y añadió: "Estoy muy feliz. Me ha hecho una gran ilusión y estoy muy agradecido a todos los que han votado por mi. Estoy muy orgulloso de mis premios Grammy Latinos y más aún de este nuevo premio". Por su parte, Celia Cruz, fallecida el pasado verano, recibió a título póstumo la estatuilla al Mejor álbum de salsa y merengue por Regalo del alma.

Más sobre: