Así fue la gran noche de los premios Grammy

Su potente voz, una belleza más que alabada y su energía sobre los escenarios la han convertido en la nueva reina del Rhytm and Blues. Siguiendo la tónica de un año excepcional para ella en el campo profesional, Beyoncé Knowles llegó, cantó y arrasó en la 46º edición de los Premios Grammy, que se celebraron nuevamente en Los Ángeles tras el paréntesis neoyorquino del pasado año.

Un falso directo
El escenario del Staples Center se visitó de gala para acoger la entrega de los galardones más prestigiosos del mundo de la música. Madonna, Christina Aguilera, Prince, Sting, Alicia Keys, Jennifer Love-Hewitt, y Quentin Tarantino, entre otros, se encargaron de dar color a una velada, no exenta de cierta polémica, en la que los homenajes compartieron protagonismo con los premiados. La gala, que comenzó a las cinco de la madrugada hora española, fue retransmitida por la cadena CBS en directo pero con un diferido de varios minutos -un sistema que también se pondrá en práctica en los Oscar- para evitar incidentes como el sucedido hace unos días durante la retransmisión de la final de la Superbowl seguida por más de cien millones de telespectadores. El ‘escándalo’ protagonizado por Janet Jackson y Justin Timberlake ha suscitado la protesta de más de doscientas mil personas.

Beyoncé, la nueva reina del la música
Nuevamente y siguiendo la tónica de las últimas ediciones, la juventud se impuso a la veteranía. Hasta hace poco, los trofeos promovidos la Academia Nacional de las Artes de la Grabación estadounidense, servían especialmente como reconocimiento y medalla a los más veteranos, pero de un tiempo a esta parte, los aires frescos traídos por las nuevas generaciones de músicos y cantantes se vienen imponiendo.

Con su primer disco -al igual que le sucediera a Alicia Keys y Norah Jones, que también fueron premiadas en los dos años anteriores por sus respectivos primeros trabajos- Dangerously in Love, Beyoncé Knowles se alzó con cinco de los seis Grammy a los que optaba: Mejor cantante femenina de R&B, Mejor álbum contemporáneo de R&B, Mejor canción de R&B (Crazy in Love), Mejor colaboración de Rap cantado (Crazy in Love), que compartió con su novio Jay-Z, y Mejor Remix 'Crazy in Love'.

La cantante tejana de 22 años ex componente de grupo Destiny’s Child que ha vendido más de seis millones de copias del disco, afirmó con voz entrecortada por la emoción: "Es increíble...Estoy tan honrada, este es mi primer disco en solitario". La victoria de Beyoncé quedó coronada con sus dos actuaciones durante la gala, la primera junto a Prince como pistoletazo de salida y otra en solitario que remató con una paloma que se posó en su mano.

Más sobre: