Michael Jackson no es el padre de sus hijos, según su ex mujer Debbie Rowe

Por si fueran pocas las acusaciones que pesan sobre Michael Jackson ahora hay que añadir la demanda que ha interpuesto al cantante Debbie Rowe. La enfermera, que se prestó a ser madre de los dos hijos mayores de M i c h a e l Jackson, Prince Michael I, de seis años, y Paris, de cinco, está comenzando una batalla legal para quitarle la custodia, por considerarle un padre incompetente. Debbie Rowe ha declarado en un «dosier» legal, que próximamente se presentará en el Juzgado de California, que fue inseminada artificialmente

con el esperma de un donante anónimo. El cantante, que niega la acusación de abusos contra un menor, y la enfermera firmaron un acuerdo en 1996, nueve meses antes de su boda, en el que ella era considerada como madre de alquiler. Debbie Rowe recibió más de ocho millones y medio de euros, una casa valorada en 268 mil euros, un coche, ropa, pieles y joyas. Jackson sigue pasándole sesenta y siete mil euros al mes en concepto de gastos de manutención. En el acuerdo firmado por Debbie Rowe se comprometía "conscientemente y voluntariamente a abandonar el derecho a impugnar la paternidad de Michael de cada niño y consentir en que Michael sea declarado padre". En octubre del año siguiente al nacimiento de su segunda hija, en abril de 1998, se divorciaron. Michael tuvo un tercer hijo en 2001, Prince Michael II, con otra mujer no identificada.

Por lo pronto, los dos niños mayores ya han sido interrogados como parte de la investigación que se está realizando sobre el cantante, acusado de abusos a un menor. El interrogatorio, según han informado algunos medios estadounidenses se realizó en la mansión de Beverly Hills, a la que el cantante se ha trasladado después de dejar su rancho de Neverland, en presencia del propio Michael Jackson.

Más sobre: