Después de haber disfrutado de una tarde muy flamenca, Justin Timberlake se retiró a sus aposentos antes de reunirse de nuevo con sus seguidores para ofrecerles el único concierto en España de su debut discográfico, Justified. Poco antes de las nueve de la noche, el ex integrante del grupo N'Sync apareció en el escenario de la sala Pachá entonando uno de sus éxitos Cry me a river. Ante un público entregado, el cantante agradeció la ovación de bienvenida y manifestó que el único objetivo de esa noche era pasárselo bien. Y así fue.

El ex novio de Britney Spears deleitó a su público durante una escasa hora y media. Entre la multitud destacó la presencia de Alex de la Nuez, que no estuvo acompañado de su inseparable Martina Klein, Sandra Ybarra, muy recuperada de su grave enfermedad y Blanca Romero, que acudió sin Cayetano Rivera. Miguel Ángel Muñoz y Mónica Cruz llegaron a la conocida sala en el mismo coche pero entraron a la sala por separado. Carla Hidalgo, Patricia Conde y Carlos Baute fueron otros de los que bailaron al ritmo de los temas del cantante.

Tras la actuación, el hijo del fundador de Halcón Viajes y Air Europa, Javier Hidalgo, organizó una fiesta en honor a Justin Timberlake, quien finalmente no pudo asistir por tener que viajar para continuar con la promoción de su álbum, en la que se dieron cita numerosos rostros conocidos como Pepe Navarro o Álex Ubago, además de los anteriormente citados que asistieron previamente al concierto.

Más sobre

Regístrate para comentar