Manu Tenorio y Marisa Jara posan para ¡Hola! en Navidad

Lleva dos años fuera de la «factoría», como él mismo define a «Operación Triunfo»,y ya pisa fuerte en el mundo de la canción. Fue uno de los elegidos de aquella antológica primera edición de la Academia. Manu Tenorio lo sabe. Suena, y mucho, su nuevo disco,«Blanco añil»,editado por Vale Music y por el sello que confió en él desde el principio: Pep ’s Records. Pero si las cosas en el terreno profesional tienen puesta la proa, hay buen viento en lo personal, porque este sevillano de pura cepa está viviendo desde hace año y medio una bonita historia con la modelo Marisa Jara, una belleza curtida a la vera del Guadalquivir. Tan rápido y tan intenso ha sido todo, que ya comparten un piso en Barcelona, el epicentro neurálgico de ambos. Manu se ve con Bisbal y también con Chenoa y Rosa. Prepara una gira por los teatros de España. No es Manu un hombre de prisas.

—Ahora mismo estoy tranquilo y relajado —comenta el cantante — y poco a poco he ido encontrando mi sitio y me voy adaptando a mi nueva vida, pero necesito un tiempo. Me gusta llevar las cosas a mi ritmo para sentirme seguro. Lo que ocurre demasiado rápido, en plan relámpago, me inquieta.

—No te puedes quejar, pienso yo.
—Tengo un gran disco en el mercado que hemos intentado llevarlo con mucho cuidado: cada cosa, cada acorde, cada sílaba. Cualquier detalle se ha cuidado al máximo.

«Disfruto de todo mucho»
En tiempo de turrones asegura vivir un momento muy dulce de su vida.

—Disfruto todo mucho y me lo paso muy bien. La Navidad me gusta pasarla con la familia. Sobre todo, el veinticinco y el treinta y uno. Nos iremos a Sevilla.

—Hablas en plural.
—Sí, Marisa y yo.

Más sobre

Regístrate para comentar