Vicente, ganador de la tercera edición de Operación Triunfo

Operación Triunfo cerró anoche su tercera edición con una gran gala en la que se reunieron los concursantes de las pasadas ediciones y en la que se dio a conocer el ganador de este tercera edición. Vicente, un valenciano de 24 años y el claro favorito semana tras semana del público, se proclamó vencedor del concurso con 25,07% de los votos del público. Rosa y Ainhoa, ganadoras de la primera y segunda edición de OT respectivamente, fueron las encargadas de leer el nombre del ganador.

En segundo lugar quedó el benjamín del grupo, Ramón (18 años) nacido en las Palmas de Gran Canaria, que consiguió el 24,33 % de los votos del público y recibió el anuncio de manos de David Bisbal y Manu Carrasco, segundos en sus respectivas ediciones. Miguel, de 22 años y estudiante de Magisterio, se proclamó como el tercer finalista con el 16,39 % de los votos y recibió la enhorabuena de quienes fueron terceros en las ediciones anteriores del programa: David Bustamante y Beth.

El premio: una carrera discográfica
Los tres ganadores consiguieron anoche su anhelado premio: una carrera discográfica que les permitirá dar el salto al mundo profesional. Así Ricardo Campoy, presidente de Vale Music, le entregó a Vicente un talón de 100.000 euros en concepto de adelanto por las ventas del primer disco que grabará con Vale Music y una representante de Endesa le dio una beca para completar su formación. Ramón y Miguel también recibieron la beca para completar la formación y cheques por valor de 75.000 y 50.000 euros respectivamente.

En enero, la última oportunidad
Junto a ellos el resto de los finalistas de la tercera edición: Davinia, Leticia y Mario, quienes lucharon con entusiasmo por ocupar uno de los tres puestos ganadores. No obstante aún les queda una oportunidad de conseguir una carrera discográfica y es que la tercera edición de OT ha introducido una novedad: en enero los tres finalistas restantes lucharán por conseguir una cuarta carrera discográfica.

Vacaciones en casa
Hasta enero, los concursantes disfrutarán de unas merecidas vacaciones de Navidad en casa en compañía de sus respectivas familias y amigos. Tras las fiestas, volverán a la Academia para seguir preparándose para las Galas que decidirán quién es el representante de España en el próximo Festival de Eurovisión.

Más sobre: