Fiesta en honor a Michael Jackson en su rancho de Neverland

Dos días después de que fuera acusado de nueve cargos por abuso sexual a menores, Michael Jackson acudió a una fiesta organizada en su rancho de Neverland. "Ha sido una reunión en la que sus amigos y familiares han mostrado su apoyo al cantante", señaló su portavoz, Steve Backerman. Más de trescientos invitados, entre los que figuraban la tenista Serena Williams, el rapero MC Hammer y el cómico Eddie Griffin, se trasladaron hasta la residencia de Michael Jackson para darle ánimos y celebrar el regreso del cantante a su hogar.

Desde primera hora de la mañana comenzaron a llegar lujosos automóviles hasta Neverland. "En principio, teníamos previsto celebrar un acto privado, con la familia y los amigos más íntimos, pero había tanta gente deseosa de mostrar su apoyo a Michael que decidimos ampliar la lista", explicó uno de los abogados de Jackson, Brian Oxman. Fuentes cercanas al artista, que no han emitido declaraciones públicas desde el inicio de este nuevo escándalo, señalan que este encuentro es una muestra de agradecimiento del rey del pop a la gente que se ha solidarizado con él en este momento difícil.

Polémica visita a Gran Bretaña
Mientras que en Neverland sus seres queridos le muestran su incondicional apoyo, en Gran Bretaña, sin embargo, se han manifestado en contra de la próxima visita del cantante. Políticos y organizaciones en defensa de los niños han presentado una seria protesta por el viaje de Michael Jackson e incluso han solicitado al Ministro del Interior que le prohiba la entrada al país: "Si le permitimos entrar, vamos a enviarle al mundo el mensaje de que aceptamos su comportamiento y no es así".

Pese a los cargos en su contra, la fiscalía de Santa Bárbara otorgó un permiso a Jackson para abandonar Estados Unidos y viajar a Reino Unido desde el 20 de diciembre y hasta el 6 de enero próximo. Una visita que tendría como finalidad promocionar su reciente álbum titulado Number Ones. Finalmente, la última decisión sobre si es admitido en Inglaterra la tomará el Servicio de Inmigración.

Más sobre: