Michael Jackson se enfrenta a nueve cargos por abuso a un menor

El cantante ha recibido el permiso del fiscal para pasar la Navidad en el Reino Unido, pero tendrá que volver el próximo 6 de enero

El fiscal de la oficina de Santa Bárbara, Tom Sheddon, acusó ayer formalmente al cantante Michael Jackson de nueve cargos: siete de ellos por presunto abuso de un menor y otros dos por administrar alcohol a un menor con el propósitos de cometer actos impropios con él. Los delitos se habrían cometido presuntamente entre febrero y marzo de 2003.

'Tenemos pruebas suficientes'
El abogado del artista, Mark Geragos, declaró al conocer los cargos que ‘ninguna de estas horribles acusaciones son ciertas’ y reiteró que el cantante ‘luchará con toda su alma para demostrar su inocencia’. Sheddon, que se mostró bastante arisco con la prensa, señaló que su departamento posee las pruebas suficientes para acusar a Michael Jackson, en referencia clara a las acusaciones vertidas en los últimos días en algunos medios de comunicación que acusaban al fiscal de estar al frente una campaña publicitaria para desprestigiar al cantante.

La presunta víctima
El fiscal, el mismo que hace poco más de una década intentó detener al cantante por una acusación similar -en aquel entonces el caso se cerró con acuerdo extrajudicial de 15 millones de euros- no quiso dar datos sobre la presunta víctima, aunque sí confirmó que el menor estaría dispuesto a testificar en contra de Jackson. Las informaciones filtradas extraoficialmente señalan que John Doe, el nombre ficticio para designar a la víctima en el documento oficial de la acusación, es supuestamente un joven de 14 años afectado por un cáncer de estómago y que fue tratado en el hospital de Los Ángeles gracias a la intervención del rey del pop.

Retrasada la comparecencia del cantante
El artista, que no se encontraba presente mientras se leían los cargos contra él -la ley no lo requiere-, comparecerá ante los tribunales finalmente el próximo 16 de enero. Sheddon informó que se había retrasado la comparecencia -prevista para el 9 de enero- por motivos administrativos y para preparar la acomodación del gran número de medios de comunicación que se presume seguirán el caso.

Más sobre: