Céline Dion, desolada, en el funeral de su padre

Celine Dion asistió en Charlemagne, distrito al sureste de Montreal donde ella nació, al funeral en memoria de su padre, Adhemar Dion, fallecido el pasado 30 de noviembre a los ochenta años de edad mientras dormía y tras una larga enfermedad. La cantante, que ha anulado los próximos días el show que representa desde hace varios meses con gran éxito en Las Vegas, estuvo acompañada en todo momento por su marido, René Angélil, así como arropada por el cariño de los cientos de personas que se dieron cita a las puertas de la iglesia de Saints Simone and Jude para apoyarla y consolarla en tan duros momentos. Detrás de las barreras instaladas por las autoridades de la ciudad, los seguidores de la cantante, que levantó la mano como agradecimiento, la alentaron portando ramilletes de flores y pancartas en las que se podía leer "Valor" o "Te queremos".

Veinte limusinas y cinco autobuses
Junto a Celine, la artista femenina que más discos ha vendido en la historia con más de ciento cincuenta millones de copias, estaban también su madre, Therése, todos sus hermanos, amigos y un gran numero de familiares, en total unas trescientas cincuenta personas que accedieron al templo mediante invitación personalizada. Veinte limusinas y cinco autobuses trasportaron a los asistentes, que llegaron precedidos por quince coches repletos de flores entre las que se encontraba un enorme centro de rosas que formaba el número cincuenta y ocho, la cantidad de años que llevaban casados los padres de la cantante, como es sabido, la menor de los catorce hijos nacidos del matrimonio.

Una familia que ama la música
Durante la misa, el mayor de los hermanos, Clément, recordó cómo su padre era amigo de entrañables celebraciones familiares en las que siempre se escuchaba su acordeón. Y es que, tanto Adhemar como su mujer eran músicos. Celine creció rodeada de música en Le Vieux Baril (El Viejo Barril), el piano-bar restaurante propiedad de sus padres.

Más sobre: