Entrevista en exclusiva con la gran estrella de la canción en Las Vegas

—¿Ha pensado en tener otro hijo?
—Mi marido y yo hablamos de ello con mucha, mucha frecuencia. Queremos tanto a nuestro hijo que, a veces, nos parece imposible querer más; pero quizá, precisamente por eso, sería bueno tener otro hijo para que pudiera soportar tanto amor. Para nosotros fue muy difícil tener a nuestro bebé, a causa de la quimioterapia que soportó mi marido y a que yo tuve que quedarme embarazada mediante fecundación artificial. Pero tenemos otro embrión. Este bebé nos está esperando. El está allí: ¡Tengo que ir, tengo que recogerle! Pero, a la vez, no quiero ponerme a ello y luego hacerlo de forma precipitada y con prisas. Quiero poder dedicarme a él en cuerpo y alma. Si para René Charles me tomé dos años para poder concebirle, llevarle en mi vientre y darle el pecho hasta estar segura de que estaba segura de que estaba bien y lentamente incorporarme a otras cosas, creo que no puedo hacer menos por mi otro bebé. Quiero hacer lo mismo: llevarle, amamantarle, estar con él...No se merece menos.

—Hablando de niños, ha realizado un proyecto de «compact-disc » más libro con la famosa fotógrafa Anne Gedes, especializada en imágenes de recién nacidos.¿Qué le impulsó a hacerlo?
—Va a ser maravilloso. Ella hace fotos de bebés de todo el mundo y yo hago música, y cuando incorporemos ambos elementos creo que daremos forma a lo que se puede llamar el poder del amor. Creo que es muy bonito poder estar escuchando una canción que te llega al corazón y a la vez disfrutar de imágenes maravillosas.

—Pero no son esos sus únicos proyectos conjuntos. Además ha colaborado en una canción del nuevo disco de Café Quijano...
—Sí, me sentí muy honrada de poder colaborar. Son muy guapos, tienen mucho talento y cantan maravillosamente. Todo se inició a través de Humberto Gatica, que es el ingeniero de sonido de todos mis discos. Es la mitad de mi voz y le quiero de todo corazón. Me pidió lo que llamó «un gran favor». Acepté, por supuesto. Me contó que un gran amigo de los Café Quijano había tenido un gravísimo accidente de coche que le había dejado tetrapléjico. Cuando Humberto me explicó que mi colaboración significaría mucho para él, no lo dudé un momento. Siempre me pongo en la piel de los demás y hacer cosas que me llegan al corazón, sea para una gran celebridad o para una persona que no conozco. Creo que tenemos que ayudarnos mutuamente.

—En España ha tenido gran éxito «Operación Triunfo», un programa donde el ganador puede acudir a Eurovisión, como usted hizo en el pasado. ¿Qué le parece este tipo de programas?
—Mucha gente con ganas de triunfar y con talento se queda sin oportunidades, así que me parece maravilloso que de esta forma tengan esa posibilidad. Al fin y al cabo, les elige la audiencia, y la gente no está loca: les escuchan, les miran y, si les gustan, apuestan por ellos. Al fin y al cabo, la oportunidad de ir a Eurovisión es algo grande.

Más sobre: