Michael Jackson detenido y esposado en California

A partir de ahora Michael Jackson no podrá moverse con libertad fuera de su rancho, ni podrá recibir la visita de ningún menor sin supervisión. Asimismo se baraja la posibilidad de que los servicios sociales de Santa Bárbara tomen algún tipo de medida para limitar la custodia ilimitada que mantiene el cantante sobre sus tres hijos: Prince Michael, de 6 años, Paris, de cinco y Prince Michael II, de tan sólo un año de edad.

Según comentan diversos medios estadounidense, el cantante contrató los servicios de uno de los abogados criminalistas más famosos de Estados Unidos, Mark Geragos al conocer hace meses la intención de la madre del niño, que le ha acusado de abuso sexual, de denunciarle. Estas mismas fuentes aseguran que Geragos podría estar en posesión de una cinta en la que se puede ver a la madre alabando la ayuda que el artista estaba prestando a su hijo y a su familia y que podría utilizar para desacreditarla.

A pesar de que las autoridades se han negado a dar detalle alguno sobre la identidad del pequeño, los medios de comunicación estadounidenses ya han comenzado a poner rostro al protagonista de esta historia. Estos medios han señalado que el denunciante podría ser un niño de 12 años, llamado Gavin Arvizo, enfermo de cáncer, y que aparecía en el famoso documental realizado por Martin Bashir sobre el excéntrico artista, emitido el pasado mes de febrero.

Al parecer el menor fue presentado al cantante hace dos años. Durante uno de sus encuentros la prensa norteamericana asegura que el cantante habría dado de beber vino al menor, así como algún tipo de somnífero antes de mantener supuestamente relaciones impropias con él.

El nuevo escándalo se produce diez años después del primer caso en el que también se le acusaba de abuso a menores -un proceso que se cerró por falta de pruebas y un jugoso botín pagado por el cantante a la supuesta víctima por su silencio- y a una semana del lanzamiento de su nuevo single One more chance. Quizás por ello el fiscal Thomas Sneddon se ha apresurado a asegurar que no existe ninguna conexión entre el arresto de Jackson y la promoción de este nuevo trabajo.

Mientras, el club de fans del cantante ha llamado a la solidaridad mundial y ha emprendido una campaña en internet para recoger mensajes de apoyo al rey de pop. Hollywood y sus amigos más incondicionales como Elisabeth Taylor o Liza Minnelli han optado por el momento por el prudente silencio.

Más sobre: