Shakira: 'Antonio, mi novio, es una persona con mucha sensibilidad social. He aprendido mucho de él'

Shakira ha sido nombrada Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, sumando así su nombre al de un amplio grupo de celebridades que se han unido a esta organización en su lucha por mejorar las vida de los niños de todo el mundo. Desde Danny Kaye, primer embajador en los años cincuenta, hasta la actualidad, más de cien estrellas del cine, la música, los deportes y la literatura han apoyado esta labor, viajando a lo largo y ancho del globo y utilizando su popularidad como gancho de atención mundial sobre la situación de la infancia. Nombres como los de Lord Richard Attenboroguth, Harry Belafonte, Audrey Hepburn, Julio Iglesias, en su calidad de Representante Especial para las Artes del Espectáculo, o Roger Moore, forman parte de esa larga lista.
A sus veintiséis años, Shakira es la más joven de las celebridades que forman parte de este programa y la primera colombiana en ser nombrada Embajadora Mundial de Buena Voluntad. La artista, que actualmente pasa una temporada en España, donde está componiendo las canciones de su nuevo trabajo, compareció ante la prensa arropada por sus padres, William Mebarak y Nidia Ripio, para hablar de su nombramiento.
¿Vas a viajar pronto a algún lugar del mundo?
Estamos organizando ya nuestro primer viaje. Será a uno de los veinticinco países que son parte de la campaña de UNICEF "Los veinticinco del 2005", que planea escolarizar a la población infantil en países en vía de desarrollo del sur de Asia, de África o de Latinoamérica. Me gustaría con mis propios ojos y con mi presencia palpar la realidad que viven estos niños, algo fundamental para poder luego transmitirla. La realidad es que existen ciento veintiún millones de niños en el mundo fuera del sistema educativo, y estas son cifras desproporcionadas y escandalosas y hay que hacer algo al respecto, y ya, sobre todo en estos momentos que vivimos de globalización. No podemos soportar por mucho más tiempo un mundo con desigualdades tan bruscas y tan dramáticas.
¿Cómo te sientes, no como cantante, sino colombiana, por haber sido nombrada Embajadora de UNICEF sabiendo que en tu país los niños tienen tantos problemas?
Vengo de un país que ha sido golpeado por la injusticia, por una severa crisis social, un país donde tres millones de niños no van al colegio. Para mí significa una gran responsabilidad y también la realización de un sueño, porque crecí con la ilusión de algún día convertirme en una figura pública para poder abordar estos temas. La educación es la clave para el progreso, es la única arma con la que contamos para ganar la batalla contra la pobreza y la marginación en los países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Y mi país es uno de esos tantos países que sufren estos problemas y que necesita ya una mano del primer mundo.
¿Tu novio, Antonio de la Rúa, comparte tus mismas inquietudes?
Es una persona con mucha sensibilidad social y me acompaña muchísimo, me apoya en todos estos sueños que tengo y además me ha abierto mucho las perspectivas. He aprendido mucho con él porque siempre ha estado muy informado y muy enterado de todo lo que pasa en el mundo. Además, conversamos mucho sobre estos temas. Eso es lo maravilloso de tener una pareja, que uno se complementa, crece y se transforma y van aprendiendo cosas el uno del otro. Es un bonito viaje juntos.

Más sobre

Regístrate para comentar