Chenoa ‘No me importaría cantar con David, pero no quiero que la gente piense que tiro de un carro que no es el mío’

Al igual que su novio, Chenoa no deja de subir peldaños en lo que al panorama musical se refiere. Aunque ella misma asegura no ser amiga del verbo triunfar, el éxito de primer trabajo discográfico "Chenoa", nacido al abrigo del fenómeno de la primera edición de "Operación Triunfo", le abrió las puertas. Meses más tarde salía al mercado "Mis canciones favoritas", un "capricho", como ella misma dice, que le permitió interpretar las canciones que durante once años, cuando su rostro aún no era conocido, la acompañaron por los locales de Mallorca que la vieron nacer como artista. Ahora Chenoa regresa con su tercer trabajo, al que ella considera el "primero porque ya no existe el boom mediático" y su gran "prueba de fuego".

Con un estilo propio pero sin querer encasillarse Chenoa muestra aquí su imagen más sensual y seductora, incluso 'Más mujer’, de ahí que este sea el título genérico de un álbum que no dejará de sorprender.
Tres discos en poco más de un año, mucho disco en poco tiempo. "El segundo no lo considero como tal, es un capricho personal, una especie de homenaje a mucho tiempo cantando en otros sitios que no ha sido "Operación Triunfo". También rendir un homenaje a los bares de Mallorca, hoteles, terrazas y sitios donde me han permitido cantar durante once años a pesar de no ser conocida".

-¿"Soy mujer" nos dice exactamente como es Laura o nos dice exactamente quién es Chenoa?
"Soy mujer" son las dos caras de lo que puede llegar a ser ese aspecto femenino y a veces masculino que tenemos las mujeres; no siempre somos tiernas y dulces, sino que en nuestra vida nos tenemos que poner en un papel un poco más serio e incluso un poco más masculino para que se nos respete y se nos haga caso.

-¿Ha sido este un disco gestado a fuego lento?
El disco es la fusión de muchas historias que a mi me gustaban, tanto en letra como en música. Hay temas para bailar, pero en esta ocasión me he buscado un poco más la vida en el sentido que quería que las baladas fueras también importantes, no porque en el primero no lo fueran, sino porque en el primero no hubo casi tiempo. Ahora ha habido más tiempo, un factor que no había disfrutado en principio por aprovechar el momento, pero que esta vez sí. Esta vez ha sido diferente.

Más sobre: