Ricky Martin y Esther Cañadas, el 'poder latino' conquista Nueva York

Ricky y Esther, Esther y Ricky: ‘tanto monta, monta tanto’. Amigos los dos y residentes —al menos durante buena parte del año — en Nueva York, ambos han decidido posar juntos en un reportaje excepcional, en el que Ricky recordó, sin duda, su época de modelo cuando —precisamente en la ciudad de los rascacielos — tuvo que ganarse la vida como modelo fotográfico y de pasarela para poder pagarse los estudios de canto e interpretación.

Sucedía esto en 1989, cinco años después de triunfar con el grupo Menudo, con el que recorrió toda Hispanoamérica, un año antes de viajar a México para trabajar en una obra de teatro y después hacer la teleserie Alcanzar una estrella,con la que Ricky Martin consiguió sencillamente el estrellato como actor de televisión. Pero lo suyo era la música y sería el año siguiente (1991) cuando grabó su primer disco, Ricky Martin, que le convirtió en la revelación latina del año.

Esther, mientras tanto...
Por ese tiempo, Esther Canadas era una joven alicantina que tenía entonces trece años y que ya soñaba con convertirse en top y triunfar, así, en las pasarelas del mundo. Las cosas empezaron salirle rodadas y, de pronto, se vio un día en Nueva York y se convirtió en la reina de Manhattan tras firmar un contrato con Donna Karan.

Fue, por otra parte, a través de Donna como conoció al que sería —aunque por poco tiempo — su marido, el modelo holandés Mark Vanderloo, con el que contrajo matrimonio en La Toscana (Italia) y con el que protagonizó uno de los spot publicitarios más sexys del momento.

Más sobre: