Tras su polémica actuación en los MTV, Britney vuelve a los escenarios

El deporte y la música se unieron en la gala de presentación de la nueva temporada de la NFL (la liga de fútbol americano), de la que Britney Spears se convirtió en la gran estrella. La cantante, de 22 años, hizo bailar a todos los presentes con el primer sencillo de su nuevo disco, que saldrá a la venta el próximo noviembre. Hasta la fecha ha vendido 54 millones de copias de sus tres primeros trabajos. Antes del encuentro deportivo, que enfrentó a los "Los Pieles Rojas" de Washington y "Los Jets" de Nueva York, la ex novia de Justin Timberlake posó, además junto a Mary J.Blige, otra de las intérpretes que participó en el show.

Tras su retirada temporal a finales del pasado año, tiempo en el que volvió a su casa de Louisiana junto a su madre y su hermana pequeña, la protagonista de Crossroads: Hasta el final ha vuelto a la vida pública con fuerza. La cantante acapara las portadas de los rotativos casi a diario. Si primero fue su ruptura con Justin Timberlake, actual novio de Cameron Díaz, más tarde los fueron los rumores sobre su relación con el tabaco, el alcohol, y según apuntaron algunos incluso las drogas, y recientemente la polémica actuación que protagonizó con Madonna y Christina Aguilera en la entrega de los premios MTV de música.

Precisamente en relación a este último tema, la cantante ha concedido una entrevista a la cadena estadounidense CNN, en la que niega muchos de las especulaciones arriba mencionadas, "no participo en orgías ni nada de eso", asegura que nunca volvería a besarse con una mujer, a menos que no fuese Madonna, e incluso habla de política "Honestamente, creo que deberíamos confiar en cada decisión que toma nuestro presidente y simplemente apoyarle", y aseguró que tiene pensado mudarse a Londres.

Más sobre: