Madonna, estrella de las letras infantiles

Madonna explora y busca nuevas vías para expresar su interior alborotado. Lo último: la reina del pop quiere compatibilizar el micrófono con la pluma y convertirse en una nueva J.K Rowling, autora de los best-sellers de Harry Potter. Y no está sola en este propósito. Cuarenta de los más grandes editores de todo el mundo se reunirán en París para apoyar el lanzamiento del primer volumen de cuentos de la cantante. Rosas inglesas será lanzado, simultáneamente, en cien países y publicado en treinta idiomas. Una apuesta editorial que cuenta con firmas tales como la prestigiosa Gallimard, en Francia, o Penguin, en Gran Bretaña.

Un libro para Lourdes y Rocco

Madonna ha declarado que este interés por la literatura infantil le surgió tras la lectura de cuentos, cada noche, a sus hijos, Lourdes, de seis años, y Rocco, fruto de su matrimonio con el director inglés Guy Ritchie. La cantante no encontraba a su gusto estas historias y decidió que ella tenía que escribir otro tipo de relatos "que no fueran tan vacíos y superficiales".
Con esta idea, Madonna ideó una serie de cinco volúmenes en los que la literatura infantil tuviera contenido y fuera del gusto tanto de los niños como de los adultos. En el primer volumen, en sus Rosas inglesas, Madonna ha tomado elementos de la Cábala judía para narrar la historia de "cuatro niñas que a veces se ponen verdes de celos, azules de soledad, rosas de extrañeza, moradas de rabia, y que tienen amigas entrañables".

La cantante, que empezó en el mundo de la edición, allá a principios de los noventa, con un tomo titulado Sex, censurado por ciertas fotografías de la artista más que explícitas, vuelve a buscar en la literatura una forma de expresión. Eso sí, con 44 años, la cantante se ha dulcificado y ha querido medir su inteligencia con el público más exigente, el público infantil. Los expertos en mercado editorial aseguran que, aunque miles de ventas están aseguradas, la cantante necesitará algo de magia para superar las escalofriantes cifras de venta de J.K Rowling, madre literaria de Harry Potter.

Más sobre: