Miles de personas colapsaron las calles de Manhattan para dar su último adiós a Celia Cruz

Antonio Banderas, Rubén Blades, Jon Secada, ...
Y en este último adiós a Celia, ninguno de su amigos quiso faltar a la cita; allí estaban sus compañeros de salsa y música, Cheo Feliciano, Ismael Miranda, Johnny Pacheco, Willie Colón y Rubén Blades, con quienes cosechó numerosos éxitos con las ‘Estrellas de la Fania’. Y también el salsero Tito Nieves, el saxofonista cubano paquito D’Rivera, el cantante Jon Secada, Antonio Banderas y Melanie Grifftih, Gloria Estefan, Marc Anthony, y el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg,y Hillary Clinton, además de otros políticos locales.

Lágrimas y música
Pero también hubo música, tal y como le habría gustado a la Celia Cruz. Su gran amiga Patty Labelle, provocó el estremecimiento de los presentes al cantar el Ave María, y el salsero Víctor Manuelle despidió el acto conmemorativo interpretando lo que, en resumen, fue la filosofía de vida de la cantante, La vida es un carnaval. Entre los aplausos de los asistentes, que no dudaron en acompañarle, el músico se derrumbó y abandonó el altar para llorar desconsoladamente. Otro de los momentos más emotivos se produjo cuando Josú Irondo pronunció el nombre de Pedro Knight, el gran amor de Celia, con quien estuvo casada 41 años.

Una vez finalizado el oficio religioso, el cortejo fúnebre abandonó el templo y continuó su recorrido hasta el cementerio de Woodlawn. Sólo los familiares y amigos directos de la cantante pudieron estar presentes, pero se permitió al público entrar hasta un aérea restringida del camposanto para que pudiera ver desde lejos el acto de despedida, el más grande jamás ofrecido por la ciudad de los rascacielos a un artista hispano.

Ayer mismo se dieron a conocer las nominaciones a los Grammy Latinos, que se celebrarán el próximo 3 de septiembre en Miami, momento que se aprovechó también para recordar a la cantante fallecida.

Más sobre: