La Oreja de Van Gogh y El Canto del Loco logran cumplir su sueño: triunfar en Las Ventas

Cinco años después de saltar al panorama musical, la Oreja de Van Gogh ha logrado conquistar una vez más a su público. El grupo donostiarra anoche convirtió en realidad uno de sus sueños: triunfar en la plaza de toros de Las Ventas.
Con unos teloneros estelares, El Canto del Loco, el público madrileño vivió una de esas noches que quedan en el recuerdo. El líder del grupo madrileño, Dani Martín, dejó huella de su paso por Madrid con las canciones de sus dos primeros discos, como A contracorriente, Pequeñita o Puede ser.

'Tocar en Las Ventas era nuestro sueño'
Finalizada la cuenta atrás y en medio de los gritos y los aplausos de 15.000 admiradores de todas las edades, Amaia Montero, Xavi San Martín, Álvaro Fuentes, Haritz Garde y Pablo Venegas irrumpieron en el escenario de la plaza de toros de Las Ventas. Vestida con una chaqueta rosa, vaqueros y una cinta en el pelo, Amaia puso en pie al público del coso madrileño con Puedes contar conmigo, una de las canciones de su último disco, Lo que te conté mientras te hacías la dormida.

Tras los primeros aplausos, la cantante no pudo contener la emoción de ver su sueño hecho realidad: ‘No es que sea una sentimental, pero tocar en Las Ventas era nuestro sueño’. La Oreja de Van Gogh deleitó a sus seguidores con doce de las catorce canciones de su último disco, del que ya han vendido 500.000 copias y no cabe duda de que en él repiten la gran fórmula de su éxito. Tampoco se olvidaron de las canciones que les han hecho crecer, como 28, o Pop, con las que hizo vibrar a todo el mundo desplegando toda su energía y su potencia de voz.

Haciendo memoria, un día de hace ya unos cuantos años, Pablo Benegas, guitarrista del grupo, dijo al contemplar la plaza de toros de Madrid: "Si algún día tocamos allí, pienso hacerlo vestido de torero". Como lo prometido es deuda, Benegas salió al escenario con un traje de luces cumpliendo su vieja promesa. Para terminar La playa puso punto y final a una noche de éxito.

Madrid era una fiesta

Llegó la hora de despedirse. después de unos cuantos bises, La Oreja de Van Gogh dijo adiós pero no sin antes celebrar su triunfo con sus compañeros de profesión y amigos. El Canto del Loco regresó al escenario para festejar junto a Amaia y su grupo lo ocurrido esa noche en Madrid: cumplir el sueño de ambos

Más sobre: