Victoria Adams, a la conquista de Hollywood

Conquistó la escena pop junto a sus cuatro compañeras cuando casi no se había oído hablar de David Beckham y ahora, tras un tiempo alejada de la vida artística, ha decidido retomar su carrera musical y, además probar suerte en Hollywood.
Victoria Adams lo tiene todo, una gran fortuna antes de haber cumplido los treinta años, casas de ensueño, coches, joyas, un marido idolatrado por miles de personas y dos preciosos hijos fruto de su matrimonio, Brooklyn y Romeo. Junto al futbolista forma una de las parejas posiblemente más queridas del Reino Unido y de seguro una de las que más portadas ha ocupado en los últimos años, su vida es un escaparate en el que a muchos les gustaría reflejarse, pero ella no quiere vivir eclipsada por la estrella de David Beckham.

Poco antes de conocerse el fichaje de capitán del Manchester United por el Real Madrid, este viajó con Victoria a Estados Unidos. Aunque la pareja aprovechó su estancia para visitar Disneylandia con sus hijos, lo cierto es que no fueron unas vacaciones simplemente. Según apuntaban entonces varios tabloides británicos fue una estudiada visita de promoción para darse a conocer al otro lado del Atlántico, momento que fue además aprovechado por la ex Spice Girl para hacer algunos importantes contactos musicales y cinematográficos, e incluso presentarse a algunas pruebas.

Tanto es así que su nombre ya suena como uno de los rostros que aparecerán en la nueva versión de la comedia Los productores que Mel Brooks realizó en 1968. Y mientras David Beckham rueda en España el nuevo anuncio publicitario de una conocida marca de refrescos, Victoria ha viajado a Nueva York para ultimar los detalles de su nuevo álbum, en el que ha incluido varias letras dedicadas al pequeño Romeo, y comenzar sus clases de interpretación y quizá seguir los pasos de su amiga Liz Hurley, quien ha logrado convertirse en una de las actrices británicas más queridas.

Según una fuente cercana a Victoria, el mundo de la interpretación no es "completamente nuevo para ella", ya que "hizo algo de teatro cuando estaba en el colegio y su actuación en Spice World -el filme que rodó como Spice Girl aprovechando el tirón del momento- fue brillante". Sus amigos creen que de lograr su soñado triunfo en el cine, podría instar a su marido para abandonar su nueva residencia en Madrid e instalarse en Hollywood.

Más sobre: