La música pierde al gran Barry White

Barry White no ha logrado superar la enfermedad renal que padecía desde hace años y falleció anoche a los 58 años debido a una insuficiencia renal. El pasado mes de mayo, su hija Shaheara comunicaba que el cantante había sufrido una trombosis. Tras una intervención quirúrgica White logró sobrevivir pero la mitad de su cuerpo quedó paralizado y su habla se vio afectada.

El cantante estadounidense estaba desde entonces a la espera de un transplante que solucionase su problema de alta presión sanguínea. Un transplante que nunca llegó y tras permanecer una larga temporada ingresado en el Centro Médico Monte-Sinai su vida y su voz se apagaron.

Los comienzos de Barry White no fueron fáciles, nacido en un suburbio de Texas, pronto comenzó a realizar pequeños robos y atracos. Su vida desordenada le llevó a la cárcel y fue allí donde gracias a una canción de Elvis Presley It´s now or never, decidió cambiar el rumbo de su vida. Tras cinco meses de condena Barry White decidió rehacer su vida a través de la música. Formó el grupo, Upfronts, y comenzó a componer temas de éxito para otros artistas para posteriormente lanzarse en solitario interpretando sus propias composiciones.

El momento de plenitud del estadounidense llegó con los años setenta, cuando, ya en solitario, compuso temas como Love Serendade, You are the first, the last my everything o I can´t get enough of your love con los que logró la fama mundial.

La carrera del cantante comenzó su declive en la década de los 80 y aunque en el 2000 recibió dos premios Grammy, el éxito de White no volvió a repetirse. No obstante sus temas clásicos se encontrarán siempre en un lugar privilegiado dentro de la historia música y en el corazón de su miles de fans, que hoy lloran, la muerte de la gran voz del soul.

Más sobre: