Beth, octava en Eurovisión

Turquía ganó por primera vez en su historia el certamen de la mano de Sertab Erener

No pudo ser. A pesar de partir como una de las favoritas, Beth tuvo que conformarse con un meritorio octavo puesto en el Festival de Eurovisión. La finalista de Operación Triunfo II, con un sexy conjunto de pantalón blanco y top plateado, derrochó energía y simpatía sobre el escenario, pero no convenció con su Dime.

Turquía se alzó con la victoria
El público se dejó seducir por el contorneo de las caderas de las turcas con Sertab Erener a la cabeza y alzaron con la victoria en la 48 edición del Festival.

El público premió la originalidad de su baile, (la cantante llevaba adosado a su cuerpo cuatro largos pañuelos con los que se envolvían las otras cuatro componentes del grupo en una coreografía con cierto aire árabe pero sin llegar a la danza de los siete velos) y su puesta en escena. Turquía se hacía con 167 puntos con la primera victoria en la historia del Festival.

Bélgica, segundo puesto
El segundo puesto fue para Bélgica, representada por Urban Trad, un grupo folk con gaitas y cantante gallega, Verónica Codesal, incluida. Los belgas presentaron la canción Sanomi, que fue interpretada en un idioma inventado.

‘Esperaba que España nos diese doce puntos, pero hasta que no lo han dicho, estaba muy nerviosa. Estamos muy contentos a pesar de haber quedado segundos porque sentimos que el tipo de música que hacemos, tradicional, tiene un hueco’ comentó tras su actuación Verónica -hija de padres gallegos, más concretamente de Lugo, que emigraron hace muchos años a Bélgica-. ‘Me ha gustado mucho la actuación de Beth. Siempre me ha gustado esta chica, desde cuando estaba en OT, porque la seguía por el canal internacional de TVE’ comentó la joven gallega.

Las rusas T.a.T.u, terceras
Las polémicas T.a.T.u, Elena Katina y Julia Volkova, tuvieron que conformarse con un tercer puesto, a pesar de la expectación que su actuación suscitó. Las dos adolescentes, vestidas con vaqueros y camiseta blanca, que incluía el número uno (¿se creían ganadoras o era un homenaje al 11-S?), fueron abucheadas por algunos eurofans, a los que no les gustaron los desplantes protagonizados por las T.a.T.u durante la semana previa a la gala. Finalmente no hubo escándalo sobre el escenario, en el que reapareció Julia, ausente en los últimos ensayos por una indisposición, aunque sí el prometido beso ante los fotógrafos en la sala de prensa.

Más sobre: