Lisa Marie Presley tras los pasos de su padre, el mítico Elvis

Su rostro lleva asomándose a las portadas de los periódicos y revistas desde antes de que tuviese uso de razón, nació y creció bajo la atenta mirada de los medios de comunicación y las hemerotecas guardan detalle a detalle episodios de su vida que ni ella misma es capaz de recordar.

A sus 35 años, con tres matrimonios fallidos a la espalda, dos hijos y una inmensa fortuna (estimada en unos 300 millones de euros) que se incrementa anualmente sin casi mover un dedo, Lisa Marie Presley, única hija y heredera del mítico Elvis Presley, ha vencido los miedos y limitaciones que su mismo apellido le imponía para lanzarse de lleno a una carrera musical para la que sólo ahora se ha visto preparada, pero que llevaba gestándose en su interior desde hace muchos años.

Un disco autobiográfico
Su primer trabajo discográfico, fruto de casi cinco años de preparación, se llama ‘To Whom It May Concern’ (‘A quien pueda interesar’), salió a la venta a principios de abril, y en él, a través de las letras de sus canciones, ha abierto su corazón como jamás lo había hecho antes en ninguna entrevista. Recibido por muchos con tanta expectación como escepticismo inicial, ha conseguido criticas más que favorables y los pequeños trucos que las emisoras de radio estadounidense prepararon en los días previos al lanzamiento -pedían a sus oyentes que opinasen sobre una ‘nueva cantante’ sin identificarla- tuvieron respuestas más que positivas.
Como hija de Elvis Presley, y ex mujer de Michael Jackson y Nicolas Cage, Lisa Marie Presley, que hace unos días ofreció su primer concierto en Londres ante doscientas personas (curiosamente la única visita de su padre a Gran Bretaña consistió en dos horas de espera en un aeropuerto escocés para ir a Alemania, donde hizo el servicio militar ), goza de una fama que muy pocos artistas alcanzan. Eso es una ventaja, pero también tiene el gran inconveniente de que cada uno de sus pasos es observado con minuciosidad. "Hay personas que están dispuestas a destruirme, incluso antes de que empiece’, decía en los días previos a la salida al mercado del disco.

"Este álbum soy yo, cada canción soy yo", reza la hoja promocional del CD. Ella es consciente de que tiene una gran tarea por delante si quiere que se la acepte como una intérprete seria y no como un personaje de la prensa sensacionalista: "Estoy tratando de hacer algo por mí misma. Estoy tratando de encontrar mi camino". "No hago esto para convertirme en una estrella del pop. Y tengo dinero de sobra. Lo hago por credibilidad". Y añade, "He tenido que superar el miedo a que me comparen con mi padre, porque de otra manera me hubiese vuelto loca".

Más sobre: