Raphael, días de descanso junto a Natalia Figueroa

En esa conferencia de prensa a la que hacíamos referencia, Raphael reconocía igualmente que había cambiado como persona.
—Cambia muchísimo todo. La forma de pensar ya no es la misma, ves las cosas de diferente manera, le das importancia a lo que tiene importancia y lo demás no te interesa para nada. Y lo que tiene importancia es tu familia, tus amigos, el público, tu trabajo, el bienestar en el mundo, un no rotundo a todas las guerras, a todos los terrorismos, a ser libres y poder decidir de tu vida lo que te dé la gana, que haya muchos donantes. Voy a dedicar parte de mi vida profesional a que haya más donantes, y se va a hacer algo anualmente con la Asociación Nacional de Trasplantes. Sobre todo, se nos tiene que meter en la cabeza que tenemos que prolongar nuestra vida en la vida de los demás.
El cantante hablaba, asimismo, de su otra «enfermedad», por la que no podía dejar todo y dedicarse a su familia.
—Mi familia sabe de cuál enfermedad padezco más profundamente, que es mi trabajo. Como Dios parece ser que me ha concedido unos años más de prórroga, pues vamos a meter muchos goles en esta prórroga.

Más sobre: