Beth, naturalidad sobre el escenario en su primer ensayo en Riga

Un escenario astral y galáctico plagado de pequeñas luces que hacen las veces de cientos de resplandecientes estrellas inspirado en el ‘planeta Letonia’ (el lema con el que el país báltico recibe a los participantes en la 48ª edición del Festival de Eurovisión es ‘Bienvenidos al planeta Letonia’) y con reminiscencias marcianas, no en vano la canción de los anfitriones se titula ‘Hola desde Marte’, acogió a Beth en su primer ensayo en el estadio Skonto Hall de Riga.

Un día después de su llegada, la joven de Suria, que siempre se ha mostrado muy tranquila ante su debut europeo, tuvo que vencer cierto nerviosismo, como ella misma reconocería en el transcurso de una rueda de prensa celebrada minutos después de su actuación. Fue un breve ensayo de veinte minutos, el tiempo estipulado para cada país por la organización, en el que tanto Beth como los cinco bailarines que la acompañan se ha familiarizado con el recinto donde se celebrará el certamen. El juego de luces, variable según el país, será en el caso de España en tonos rojizos.

El vestuario, el secreto mejor guardado
Vestida con un pantalón de raso atado a los tobillos y una sugerente camiseta semitransparente, siguiendo las últimas tendencias, y con sus ya características rastas, la cantante interpretó la canción "Dime" cuatro veces derrochando naturalidad y con más confianza en cada intento. Aún, sin embargo, se mantiene el misterio de cómo irá vestida el día de la gala ya que, como la misma Nina reconoció: "Queremos que sea un poco sorpresa, aunque la organización nos marca y tenemos que decidirnos. No voy a ser tan mala de decir que aún no lo sabemos pero vamos a intentar mantener el secreto el máximo tiempo posible".

Más sobre: