Raphael vuelve a sonreír: 'El próximo lunes no cumpliré 60 años, sino un mes de vida'

¿Qué es lo primero que te dijo Natalia al despertarte?
No hace falta que me hable. Me mira y ya se lo que me va a decir. Nos conocemos muy bien. Con la mirada me dijo ¡qué maravilla! Porque en realidad ella y mis hijos fueron los que me indujeron a esto, porque yo al principio no quería. Dije ‘bueno pues ya, son cuarenta años de carrera, he hecho todo lo que tenía que hacer, creo que lo he hecho bastante bien y bueno..’. Ella, sin embargo, no se conformaba.
¿Ese "ya" quiere decir que te daba igual morir?
Es que ya le pica a uno tanto todo, porque son unos picores insoportables, te sientes tan apaleado que empiezas a tirar la toalla sin darte cuenta, por lo que tienes que tener a una persona, o en este caso a cuatro como yo tenía detrás, que van recogiendo esa toalla.
¿Cómo ha cambiado esta dura experiencia al Raphael persona?
Cambia muchísimo todo. La forma de pensar ya no es la misma, ves las cosas de diferente manera, le das importancia a lo que tiene importancia y lo demás no te interesa para nada. Y lo que tiene importancia es tu familia, tus amigos, el público, tu trabajo, el bienestar en el mundo, un no rotundo a todas las guerras, a todos los terrorismos, a ser libres y poder decidir de tu vida lo que te de la gana, que haya muchos donantes. Voy a dedicar parte de mi vida profesional a que haya más donantes y se va a hacer algo anualmente con la Asociación Nacional de Transplantes. Sobre todo, se nos tiene que meter en la cabeza que tenemos que prolongar nuestra vida en la vida de los demás.
Tuviste que anular una gira por Latinoamérica..¿Tienes previsto retomarla?
Será en octubre, voy desde Nueva York a toda América, Rusia, Australia y Canadá.
¿Se te ha pasado ahora por la cabeza dejarlo todo y dedicarte sólo a tu familia?
No, mi familia sabe de cuál enfermedad padezco más profundamente, que es mi trabajo Como Dios parece ser que me ha concedido unos años más de prórroga, pues vamos a meter muchos goles en esta prórroga.
¿El que pronto tu hija esté esperando un hijo también te ha ayudado a seguir adelante?
Mi hija se ha portado de maravilla y sigue portándose, porque ante todo es hija mía. Bueno, va a ser mamá y yo estoy encantado, me va a traer una niña.
Tu dolencia venía de lejos..
Si, desde que yo era joven, la hepatitis B viene desde que yo tenía 20 años, lo que pasa es que como yo nunca he parado de trabajar no te das cuenta de lo que tienes. De pronto te pones malo y piensas: ‘¿Esto de que vendrá?’, y te tomas una pastilla, nos medicamos a nosotros mismos, ¡cómo vamos a ir a un médico! Hasta que todo esto te pasa factua cuando ya es tarde o empieza a ser tarde. Pero eso es cuestión del pasado, afortunadamente.

Más sobre: