Raphael vuelve a sonreír: 'El próximo lunes no cumpliré 60 años, sino un mes de vida'

Casi un mes después de haber recibido un trasplante de hígado -fue operado la madrugada del pasado 2 de abril en el hospital 12 de Octubre de Madrid-, el popular y querido Raphael ha comparecido por primera vez ante los medios de comunicación. Y lo ha hecho con humor y optimismo, pero también con lágrimas de emoción, como quien sale de una pesadilla y aún no se lo cree y, ante todo, consciente de que la vida le ha concedido una segunda oportunidad que, según sus propias palabras, no piensa desperdiciar. El próximo 5 de mayo el cantante de Linares cumplirá sesenta años, pero para él es "un mes de vida", el que ha pasado desde que el equipo del doctor Enrique Morente consiguió lo que a su parecer ha sido casi un milagro. Mira hacia delante con esperanza, ya piensa en el trabajo, agradece públicamente a su familia, a sus amigos y a su público el apoyo recibido, y espera con ansia la llegada de su primera nieta, Manuela, que nacerá el próximo agosto. Es el prodigio de la recuperación de un hombre con un carácter ganador.

¿Cómo te encuentras?
Muy bien, como luzco.
Y parece que luces algún kilito más...
No, peso igual, 70 kg, lo que pasa es que tengo mejor cara porque, como funciona el hígado, ya no necesito ni cremas para las manos, ni nada, la piel va muy bien, el pelo crece más rápido...
Se te ve muy bien, pero ha sido muy duro lo que has pasado ¿Has tenido miedo a la muerte en algún momento?
Miedo..¡Pánico¡ y lo sigo teniendo porque hay que tenerle mucho respeto, pero hasta ahora el nuevo miembro de la familia se está portando muy bien. Naturalmente hay que hacer revisiones cada cierto tiempo. Primero serán cada tres meses, después cada seis, después cada año, y al final ya ni se acordarán de mi...He estado hablando con compañeros míos que les han hecho esto, están todos encantados y ya ni siquiera tienen que ir a que les hagan revisiones.

Pero bueno, al igual que pasa con los chequeos rutinarios que nos deberíamos hacer todos cada año, es conveniente un seguimiento. Yo ahora estoy muy enterado de eso del sodio, el potasio, que sube, que baja, la bilirrubina ¡No sabía que Juan Luis Guerra tenía que ver tanto en este asunto! - Rie haciendo referencia al tema "La bilirrubina"-. Los picores me han martirizado durante cuatro meses, son espantosos.
No has perdido tu sentido del humor...
El día que pierda el sentido del humor, estaré perdido del todo.
Cuatro meses de angustia...
Ha sido este un tiempo del que se ha encargado mi enfermera en jefe, que es mi mujer, a la cual quiero dar públicamente las gracias, es maravillosa, así como a mis hijos, a mi yerno y a mi nuera, se han portado todos de locura.

También quiero agradecer a la prensa que haya divulgado esta noticia ya que puede ayudar a que haya muchos más donantes, España los necesita. Tenemos que prolongar nuestra vida en los demás, por eso ya soy donante de lo poco que tenga sano, pero hay mucha gente que lo tiene todo muy sano, y es bueno que se acuerde de que hay otros que esperan.

Quiero dar las gracias a mi médico personal, el doctor Vicente Estrada, que se ha portado durante 35 años como si fuera mi padre, y él fue quien me puso en las manos de don Enrique. Gracias a los miles de donantes, en especial a los cuarenta y ocho que se sometieron a las pruebas, entre ellos muchos de mis amigos, aunque al final no hubo necesidad porque los acontecimientos se precipitaron ya que yo estaba en una fase muy terminal.

Gracias al público por esos miles y miles de mensajes de cariño que me envían a través del fax, de los e-mail, de telegramas, de llamadas, no sólo a nivel de España, sino de todo el mundo. Muchas gracias, de verdad.

Y a los periodistas, les pediría un favor muy personal: Respeten mi casa a partir de hoy, por favor, no sigan más a mi familia, que tienen que hacer sus labores. Mi familia tiene que trabajar y ganarse su pan cada uno, yo también el mío. Nos emplazamos para cuando yo vuelva a los escenarios.
¿Y cuando será eso?
Pronto, muy pronto, antes de lo que yo preveía y antes de lo que pensáis. Ya estoy cantando por las mañanas... pero las canciones me vienen bajas de tono.

Más sobre: