La noche de la VII de los Premios de la Música fue de Amaral. Y es que el dúo zaragozano se alzó con cinco de los seis galardones a los que optaba: Mejor Artista Revelación, Mejor Autor Revelación, Mejor Canción y Mejor Canción Pop por Sin ti no soy nada y Mejor Álbum Pop por Estrella de Mar.

Por su parte, Joaquín Sabina, nominado en seis categorías, consiguió dos, al Mejor Álbum por Dímelo en la calle y al Mejor Videoclip por la canción 69 punto G, Rosendo arrasó en las categorías de rock llevándose los premios al Mejor Álbum y Mejor Canción, Niña Pastori se alzó con el galardón al Mejor Álbum de Flamenco por María y Café Quijano el de Mejor Gira. Los grandes perdedores de la noche fueron Luz Casal, que no se llevó a casa ninguna de las cuatro estatuillas a las que optaba y David Bisbal, que tampoco materializó ninguna de sus tres nominaciones. Por su parte, Las Ketchup, candidatas a cinco, consiguieron uno para el productor artístico Manuel Ruiz Queco.

Protestas en contra de la guerra
El premio de honor de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música fue para Miguel Ríos, quien recibió el galardón de manos de José Saramago. El premio Nobel de Literatura hizo un discurso llamando a la lucha por los derechos humanos y la democracia, seguido por otro de Miguel Ríos, quien remató la velada actuando con Manolo García Insurrección, "una forma de incidir en la condena de la guerra y la masacre". Porque, las protestas contra la guerra estuvieron presentes, aunque no solaparon el acontecimiento. No faltaron tampoco los emotivos recuerdos a los dos periodistas españoles fallecidos en la guerra de Iraq, Julio Anguita Parrado y el cámara José Couso. Queco, productor musical de Las Ketchup tuvo palabras para el hijo del que fuera coordinador general de Izquierda Unida: "Era cordobés como yo y quiero que su nombre quede siempre como un símbolo de paz. Suso Ramallo, técnico de sonido de Sabina, dedicó su triunfo al cámara de Telecinco.

Una elegante puesta en escena
La periodista Sol Alonso y el humorista Javier Cansado fueron los encargados de presentar una gala cuya elegante escenografía se inspiraba en el bar de los años cincuenta del cuadro Noctámbulos de Edward Hopper El diseño de las cabeceras que daban paso a cada premio también se alimentaban del aire de los mujeres y hombres de aquellos años pintados por Hopper. La música de la ceremonia estuvo a cargo de Carlo Coupé y su banda.

Varios fueron los artistas que actuaron durante las casi cuatro horas que duró la ceremonia. Entre ellos Carmen Paris -ganadora del premio al Mejor Álbum de Música Tradicional-Folk por su disco Pa´mi gesto-, Caetano Veloso, Premio Latino de Honor, Amaral, Luz Casal o Rosendo.

Más sobre

Regístrate para comentar