Chris Martin

Coldplay es su banda y su corazón pertenece a Gwyneth Paltrow. Chris Martin es envidiado y adorado, a partes iguales. Envidiado por mantener una relación con una de las actrices más queridas de la constelación de estrellas de Hollywood; y adorado, por sus excelentes dotes como músico y por su carisma ante el micrófono. No hace mucho salió al mercado su segundo trabajo, A rush of blood to the head. Y promete iguales éxitos que el primero, Parachutes. A pesar de los buenos augurios, el músico ha iniciado una serie de conciertos que le han llevado a Madrid y Barcelona. Y por esas cosas de la vida que parecen producto de la buenas artes de Cupido, en las mismas fechas, la bellísima Gwyneth Paltrow será nombrada Hija Adoptiva de Talavera de la Reina.

Son muchos los que opinan que la pareja, discreta y celosa siempre con su vida privada, podrán disfrutar de España... y de su amor. De fondo, algunas de las canciones del nuevo álbum de Chris Martin, Clocks o In my place.

Más sobre: