Irrumpió en las ondas a principio de los ochenta. Tenía muchas ganas de triunfar y el pudor guardado en el bolsillo. Sus primeros trabajos se consideraron polémicos, controvertidos y susceptibles de censura. Si con Like a virgin (1983) despertó las iras de los más castos por sus contorneos e insinuaciones, seis años más tarde el mismo Vaticano se pronunció en contra de la cantante por su trabajo en Like a prayer. (1989)

La maternidad y los años cumplidos aportaron calma a la cantante que logró volver a lo más alto con un Ray of Light (1998). Parecía que Madonna iba por buen camino. Sin embargo, en 2003, en tiempos terribles de guerra, el nombre de Madonna ha vuelto a resonar ligado a la polémica. El vídeo del primer sencillo de su nuevo álbum, American Life, ha sido acusado de belicista y violento. No son tiempos para mensajes irónicos, parecen decir todos aquellos que han arremetido contra el trabajo de la artista. Pero ella ha sido cauta y ha decidido no lanzarlo comercialmente hasta que finalice la guerra con Iraq: "He decidido no distribuir mi nuevo vídeo. Fue rodado antes de que comenzara la guerra y considero que no es apropiado emitirlo en este momento". Un toque de prudencia de la artista más camaleónica y libre del panorama musical.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más